Los ‘Súpers’ de Tarragona derrotan al Tiberivirus

Los pequeños consiguen salvar los libros de un temible virus en la ‘Supernit a les biblioteques’

31 mayo 2024 21:23 | Actualizado a 31 mayo 2024 21:39

Un virus amenazaba esta semana con devorar todos los libros, los del mundo virtual y los de las bibliotecas de toda Catalunya. Ante tamaño peligro, Súpers y Betas unieron sus fuerzas para desactivarlo. Pero no fue fácil, necesitaron de ingenio y habilidad.

Esta tarde se ha celebrado una nueva edición de la Supernit a les biblioteques, dirigida a niños y niñas de 8 a 14 años, con el objetivo de fomentar la lectura entre los más pequeños, una actividad que en la Biblioteca Pública de Tarragona ha sido conducida por Imma Pujol, bibliotecaria y narradora de cuentos. Hasta allí se han dirigido sin dilación 22 participantes acompañados de sus padres y madres para enfrentarse al Tiberivirus, el terrible virus que devoraba libros, palabras y letras. Pero debían hacerlo rápido, antes de que engullera todo a su paso. ¿Se imaginan las salas infantiles desiertas de historias? Los pequeños han trabajado de forma ardua durante una hora para que esto no ocurriera.

Para ello han tenido que completar un manual antivirus, individual e intransferible, que recibieron a su llegada, todo en estricto secreto para confundir al Tiberivirus, una guía que giraba en torno a las canciones de los Betas, es decir, de Lola, Jan, Grau y Kai, el grupo del canal SX3.

A través de claves, códigos, pegatinas y las pistas de Charlie –algunas más afortunadas que otras–, los súpers congregados en la sala han ido avanzando hasta llegar al código de activación para anular la amenaza.

Entre las pruebas, los pequeños, algunos ayudados por sus progenitores, estaban obligados a pasar por diferentes etapas. La primera de ellas, descifrar una combinación secreta escondida en la canción Creu-me; una vez superada, debían encontrar los títulos de cinco canciones de los Betas en una supersopa de letras, algo que les dio no pocos problemas y que solo pudieron resolver los más mayores.

Sin embargo, el Tiberivirus tampoco era infalible. Como tragaba deprisa, iba dejando un rastro de libros, palabras y letras a su paso que los pequeños localizaron con facilidad. Todo para descubrir que el temible virus odiaba la música y el ritmo. Entonces, ¿dónde estaba la solución? En letras de canciones, estrofas y coreografías. La unión hace la fuerza y un bailoteo final les dio la victoria.

La Supernit a les biblioteques es ya todo un clásico que congrega a multitud de usuarios en toda Catalunya. La Supernit quiere hacer llegar a los más pequeños el poder de la lectura e introducir la figura del libro en las historias televisivas. Esta edición, además, se abrió a la comunidad catalana en el exterior.

Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:
Comentarios
Multimedia Diari