Tarragona pide que se archive la solicitud de Altafulla para anexionarse más de 70 hectáreas

Las alegaciones presentadas por el consistorio se basan en el reacuerdo de delimitación de términos municipales que se adoptó en el año 2013. Además, el alcalde, Rubén Viñuales, ha asegurado que los servicios municipales altafullenses han actuado en territorio tarraconense sin tener competencias y, por lo tanto, de forma alegal

29 mayo 2024 09:55 | Actualizado a 30 mayo 2024 12:48

El Ayuntamiento de Tarragona ya ha entregado las alegaciones que ha interpuesto a la propuesta de Altafulla de anexionarse los terrenos de 70 hectáreas de El Vinyet, que actualmente pertenecen al término municipal tarraconense.

El documento elaborado por el consistorio se basa en aspectos históricos, geográficos y de servicios para reiterar su negativa a la pérdida de las tierras y para solicitar que se archive el expediente.

Altafulla, por su parte, ya ha presentado la demanda ante la Generalitat de Catalunya, con el objetivo de que sea el río el que determine la frontera entre los dos municipios.

El alcalde de Tarragona, Rubén Viñuales, ha expuesto que «no existe ningún motivo que justifique el cambio que propone el Ayuntamiento de Altafulla; no tiene ni pies ni cabeza».

«No existe ningún motivo que justifique el cambio que propone el Ayuntamiento de Altafulla; no tiene ni pies ni cabeza», Rubén Viñuales, alcalde de Tarragona

Por esa razón, Tarragona ha expuesto las alegaciones para que no prospere la solicitud y para que se archive el expediente, basándose en la delimitación acordada por ambos ayuntamientos en el año 2013, firmada precisamente por el actual coalcalde de Altafulla, Jordi Molinera, como concejal de Urbanisme en aquel momento.

Ese nuevo acuerdo ya modificó el límite entre ambos municipios, y lo que Viñuales se ha preguntado es por qué Altafulla no puso entonces esta cuestión sobre la mesa.

«El relato histórico no justifica la propuesta de segregación, ya que, desde el año 2013 hasta ahora, no ha habido ninguna novedad geográfica, económica ni administrativa por la cual deba llevarse a cabo ningún cambio», Rubén Viñuales, alcalde de Tarragona

Básicamente, el consistorio altafullense quiere que se separe una antigua parte del municipio de Tamarit, en la zona de El Vinyet, para de esta forma anexionárselo.

No obstante, Viñuales ha recordado que «Tamarit siempre ha querido ser de Tarragona; fueron los propios vecinos los que decidieron segregarse y formar parte de Tarragona».

Para justificarlo, se ha basado en el hecho de que todas las propuestas históricas de anexión del Ayuntamiento de Tamarit lo han sido para unirse a Tarragona: «Las dos únicas actuaciones para agregar el término municipal de Tamarit a Altafulla no surgieron del Ayuntamiento de Tamarit, sino del de Altafulla».

En consecuencia, el consistorio tarraconense cree que «el relato histórico no justifica la propuesta de segregación, ya que, desde el año 2013 hasta ahora, no ha habido ninguna novedad geográfica, económica ni administrativa por la cual deba llevarse a cabo ningún cambio». «La nueva propuesta no es otra cosa que la manifestación unilateral de un deseo político sin ninguna base», ha apuntado Viñuales.

El consistorio altafullense quiere que se separe una antigua parte del municipio de Tamarit, en la zona de Els Vinyets, para de esta forma anexionárselo

Los servicios

Una de las razones por las que Altafulla argumenta la anexión es que presta servicios en la zona, como el abastecimiento de agua, la recogida de basuras o la seguridad, con más de 300 actuaciones anuales, según el consistorio.

No obstante, el documento de alegaciones de Tarragona afirma que «no existe ningún reconocimiento de derecho ni de hecho del Ayuntamiento de Tarragona en relación con el ejercicio de potestades administrativas del Ayuntamiento de Altafulla en propiedades situadas en el término municipal de Tarragona». «El Ayuntamiento de Altafulla no tiene ninguna competencia para actuar en el término municipal de Tarragona», sentencia el escrito.

«El Ayuntamiento de Tarragona ofrece los servicios de salvamento y socorrismo en la playa de Tamarit y depura toda el agua del término municipal de Altafulla, con un coste total de más de 65.000 euros anuales», alegaciones presentadas por el Ayuntamiento de Tarragona

En este sentido, el alcalde tarraconense también ha comentado que «el Ayuntamiento de Tarragona ofrece los servicios de salvamento y socorrismo en la playa de Tamarit y depura toda el agua del término municipal de Altafulla, con un coste total de más de 65.000 euros anuales».

Sobre la seguridad, ha argumentado que «se ha producido una transgresión flagrante de las competencias policiales del Ayuntamiento de Altafulla, con una deslealtad institucional excesiva por el hecho de practicar actuaciones que no le corresponden y no intentar encontrar soluciones al conflicto por la vía de la coordinación».

En esta línea, ha remarcado que «la policía local de Altafulla nunca ha pedido una reunión con la Guàrdia Urbana de Tarragona», que, según el alcalde, tiene registradas más de 240 actuaciones en el territorio afectado.

«Se ha producido una transgresión flagrante de las competencias policiales del Ayuntamiento de Altafulla, con una deslealtad institucional excesiva por el hecho de practicar actuaciones que no le corresponden y no intentar encontrar soluciones al conflicto por la vía de la coordinación», alegaciones presentadas por el Ayuntamiento de Tarragona

Además, ha admitido que «la colaboración y la prestación de servicios es habitual en territorios limítrofes a través de convenios administrativos: Tarragona lo hace con Pallaresos y con El Catllar, y no por eso se propone la alteración de términos municipales».

«Una falta de respeto institucional»

Viñuales ha denunciado que Molinera transmitiera a la prensa las intenciones del municipio antes de reunirse con el Ayuntamiento de Tarragona: «No son las formas; de todas maneras, siempre tendremos la mano extendida».

«Él ha tomado una vía de falta de respeto institucional», ha añadido el alcalde, de manera que no se vislumbra que exista una reunión a corto plazo entre ambos consistorios. El Ayuntamiento de Altafulla, por otro lado, así lo ha solicitado a través de sus redes sociales.

En el documento presentado por el gobierno de Tarragona se exponen también «defectos técnicos» que, según la jefa técnica de Topografia del consistorio, se producen en la memoria elaborada por el Ayuntamiento altafullense para justificar la anexión.

¿Qué tiene que pasar a partir de ahora?

La pelota está ahora en el tejado del Ayuntamiento de Altafulla, que deberá decidir si estima o no las alegaciones. Después del 10 de junio, abrirá un período de audiencia con los organismos que hayan presentado alegaciones.

Finalmente, será necesario un acuerdo por mayoría absoluta del consistorio altafullense para que el expediente acabe en la Generalitat. En consecuencia, habrá diferentes departamentos del ente autonómico que deberán dar la luz verde final o desestimar la petición. Será la Comissió de Delimitació Territorial la que tenga la última palabra.

El Ayuntamiento de Altafulla ha convocado este jueves una rueda de prensa para responder públicamente a las alegaciones que este miércoles ha anunciado y presentado el consistorio tarraconense.

Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:
Comentarios
Multimedia Diari