Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

10 consejos para combatir el estrés

Los cambios importantes en nuestras vidas serían algunas de las causas más típicas que nos generan estrés. Si no se abordan de la forma adecuada pueden derivar en dolores de cabeza, ganas de llorar, falta de memoria, depresión, ansiedad o incluso problemas de corazón

Mònica Just

Whatsapp
10 consejos para combatir el estrés

10 consejos para combatir el estrés

Nos estresamos. Pero no tiene por qué ser malo. Se trata de una respuesta no específica del organismo ante situaciones que para nosotros suponen un desafío. No es raro. Incluso se considera saludable. Nos ayuda a reaccionar ante posibles peligros. «Un cierto grado de estrés es normal ante las exigencias del mundo exterior y los cambios propios del organismo», explica la psicóloga, psicoterapeuta y sexóloga Sònia Navarro. El problema llega cuando esta sensación deja de ser puntual y pasa a prolongarse en el tiempo. Cuando la tensión supera la capacidad de adaptación y se produce un estado de desasosiego que impide sentirse bien. A menudo deriva en patologías físicas. Cada situación es distinta. Y cada persona. Ahí algunas claves que nos detalla Navarro y que nos ayudarán a prevenirlo o afrtontarlo, ya sea en el ámbito psicológico o de hábitos saludables.

1. Reconocer qué es lo que nos genera estrés. «Debemos ser capaces de reconocer cuáles son las situaciones que nos generan estrés. Y analizarlas. «Si podemos, este es el momento de actuar para cambiarlas. Si no es posible, hay que tratar de entrar en el proceso de aceptación», explica Navarro.

2. Respirar adecuadamente. Es importante detenerse un momento para respirar adecuadamente y profundamente, realizar técnicas de relajación, meditación o actividades como el yoga. «Nos ayudan a parar y a darnos tiempo para pensar y replantearnos las cosas», señala la experta.

3. Saber decir que no. «Hay mucha gente que no sabe decir que no. Y debemos tener claro dónde está nuestro límite, hasta dónde podemos llegar», explica Navarro. Y es que, como destaca, hay que ser realista y abarcar solo lo que uno pueda.

4. Aprender a pedir ayuda. Ya sea en casa, en el trabajo o en nuestro grupo de amigos, debemos ser capaces de pedir ayuda si la necesitamos, a compartir las cargas. Hay que tener en cuenta que las personas más propensas a estresarse, según detalla la experta, son aquellas más autoexigentes y perfeccionistas, que se piden más y más, constantemente, y creen que pueden con todo. «El estrés, de hecho, suele ir vinculado al perfeccionismo, la responsabilidad y la autoexigencia», añade.

5. Saber relativizar las cosas. Hay que aprender a dar importancia relativa a determinadas situaciones que a menudo tratamos como si fuesen ‘de vida o muerte’ sin que lo sean.

6. Evitar casos hipotéticos. Pensar en el ‘aquí y ahora’ y dejarse de situaciones hipotéticas.. «A veces nos preocupamos en exceso por el ‘Y sí...’, por situaciones que muchas veces nunca acaban llegando», añade Navarro.

7. Buscar compensaciones en otros ámbitos. Destinar tiempo a hacer actividades que nos gusten y que compensen aquellas que nos generan estrés. Tratar de que nos sintamos a gusto en nuestra vida social, por lo que es importante quedar con gente y hacer cosas que realmente nos apetezcan. «Aveces nos centramos demasiado en compromisos que generan más estrés del que ya llevamos acumulado», apunta.

8. Dormir las ocho horas. Es importante tener hábitos saludables, como intentar dormir las ocho horas diarias.

9. Evitar los estimulantes. No tomar muchos estimulantes como la cafeína o la teína. «Nos estresan y nos hacen creer que podemos más y con todo», dice la experta. Es bueno evitar también el alcohol y el tabaco.

10. Hacer deporte. «Es muy útil ejercicio físico, para liberar la energía contenida por el estrés», apunta Navarro.

Las causas más frecuentes

Casarse, tener hijos, acceder a un nuevo puesto de trabajo, la pérdida de un familiar o amigo, tener que afrontar una separación, tener deudas económicas, caer enfermo... En definitiva, los cambios importantes en nuestras vidas. Estas serían, según señala Sònia Navarro, algunas de las causas más típicas que nos generan estrés. Si no se abordan de la forma adecuada pueden derivar en dolores de cabeza, ganas de llorar, falta de memoria, depresión, ansiedad o incluso problemas de corazón.

 

 

Temas

  • NALTROS

Lea También