Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Anna Estrada: 'Muchos valores de las mujeres de antes siguen hoy en día'

Entrevista a la directora de la compañía de teatro La Pell
Whatsapp
Anna Estrada durante el acto de presentación de la obra ´Troianes 15´, ayer en Altafulla Foto: CEDIDA

Anna Estrada durante el acto de presentación de la obra ´Troianes 15´, ayer en Altafulla Foto: CEDIDA

- Lo que une a los integrantes de La Pell, es la motivación por encontrar un lenguaje propio que permita conectar. ¿Diría que está cerca de encontrarlo o ya lo ha encontrado?

- Es un trabajo constante y permanente, sin embargo consigo cada vez pequeñas metas pero no considero que haya llegado porque es un trabajo constante, permanente e inacabable.

- Ha trabajado fuera de España, por ejemplo en Londres. ¿Qué aspectos del teatro extranjero intenta exportar e incorporar en sus obras?

- Explicar historias es universal, es indiferente de donde seas, lo que me gusta del hecho de haberme formado en Inglaterra es el rigor y la profundidad en la técnica. No considero que el lenguaje corporal sea diferente, actualmente se comparten muchas técnicas.

- Una de esas técnicas es la Técnica Fitzmaurice, uno de los pilares en la búsqueda de ese lenguaje.

- La fundadora de esta técnica es la Catherine Fitzmaurice con la que me he formado, soy profesora en Los Ángeles y se encarga de conectar la respiración con el movimiento y la voz. Cuando terminé mi formación con ella en 2010, las dos obras que hice a continuación se realizaron con esta técnica. Aunque la uso muy a nivel pedagógico ya que ahora soy directora pedagógica de la Escuela Superior de Arte Dramático del Instituto del Teatro de Barcelona.

- ¿En esa búsqueda y el uso de las sensaciones se basa en algún referente nacional o internacional?

- La verdad es que no, este es un método auténtico. Surgió de una duda que tenía sobre la dificultad en conectar la voz y el cuerpo y entendí que lo que había que estudiar eran los sentidos que ayudan a conectar el cuerpo y los pensamientos.

- La última obra en la que hemos podido ver todo eso es ‘Troianes 15’, la cual trata desde un punto de vista totalmente diferente la guerra entre Troia y Grecia.

- Esta obra refleja la sociedad; en la sociedad cuando hay una guerra o una masacre todo el mundo sufre, hombres y mujeres, lo que pasa es que por ejemplo con el caso de la mujer hay más violaciones y su dignidad se ve arrancada.

- ¿Cree que hoy en día la mujer contemporánea conserva los valores de la mujer antigua?

- Muchos valores de la mujer de antes siguen hoy en día. La mujer moderna continúa dando valor a la estimación, a la familia ya ella misma como individuo.

- ¿Podemos encontrar alguna relación entre sus obras o son totalmente diferentes?

-Para mí, la relación común de todas es el comportamiento humano. Con la obra Llàstima que sigui una puta quería analizar lo que piensa la sociedad del amor entre hermanos, ese tipo de amor imposible. Ahora con Troianes 15 me interesa el papel de la dignidad de la mujer y cómo se comporta la sociedad delante de ello.

-Entre su última obra, ‘Llàstima que sigui una puta’ (2012) y ‘Troianes 15’ (2015) han pasado tres años. ¿Tendremos que esperar mucho más para ver su próximo proyecto?

- Yo espero que no, lo que pasa es que me he adentrado en el proyecto de la Escuela Superior de Arte Dramático del Instituto del Teatro que es muy exigente. También por otra parte he estado más activa en el apartado de congresos y otros pero espero que no pase tanto tiempo.

- ‘Troianes 15’ tiene influencia de Les Troianes de Jean-Paul Sartre y ‘Llástima que sigui una puta’ es de John Ford. ¿Qué tipo de texto le gustaría versionar en un futuro?

- Soy una enamorada de los clásicos, sin embargo creo que mi próxima obra será una comedia ya que después de dos tragedias ya no puedo más (entre risas). Es más, a ser posible que sea moderna y ligera.

- ¿Cree que el teatro catalán goza de buena salud?

- Sí, creo que el teatro catalán goza de buena salud, hay mucho talento, que cada vez hay más rigor y potencial. Lo que no me gusta tanto es la política del teatro en Catalunya.

- Por último, ¿qué deseos tiene para este 2015?

- Estrenaremos en octubre en el teatro Akadèmia de Barcelona con una estancia de cuatro semanas y ojalá haya mucha gente que nos venga a ver. Mi deseo es poder compartir la obra por toda Catalunya con tanta gente como sea posible y compartir también el papel de la mujer este 2015.

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También