Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Café y té. ¿Cuántas tazas soporta el cuerpo?

Según los expertos, ambas bebidas pueden formar parte de una dieta saludable sin que perjudiquen la salud
Whatsapp
El café acostumbra a tener una mayor concentración de cafeína que el té. Y entre las variedades de té, el negro se sitúa a la cabeza. FOTO: pixabay

El café acostumbra a tener una mayor concentración de cafeína que el té. Y entre las variedades de té, el negro se sitúa a la cabeza. FOTO: pixabay

La imagen se repite en millones de hogares de todo el mundo. Tazas de café y de té aguardan calientes a la hora del desayuno. Son el estímulo para arrancar el día. Pero quienes empiezan la jornada dando sorbos de cafeína y teína puede que desconozcan cuántas tazas pueden tomar al día; si el té es más saludable que el café, o si alguno de ellos puede llegar a combatir enfermedades. 

La primera reflexión del nutricionista Àlex Vidal, profesor de los estudios de Ciències de la Salut de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) es que tanto el café como el té pueden ser ingredientes de pleno derecho de una dieta saludable. «No son perjudiciales, aunque tampoco podemos afirmar que tengan superpoderes», destaca el experto. 

Hojas de té y granos de café comparten una misma sustancia, la cafeína, que estimula el sistema nervioso central, el estado de alerta y la concentración. Unas propiedades que trasladadas a la práctica deportiva también contribuyen, según él mismo experto, a aumentar el rendimiento, fomentar el consumo de grasa corporal y disminuir la sensación de fatiga muscular. 

Pero, ¿cuántas tazas de café o de té puede soportar el cuerpo cada día? Tal y como indica la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, hasta 400 mg diarios de cafeína son seguros para la salud, en el caso de los adultos sanos y exceptuando las embarazadas. Para ser más exactos. Un café contiene una media de entre 80 y 90 mg de cafeína y un té negro unos 50 mg. La misma institución advierte que dosis individuales de unos 100 mg podrían alterar los patrones del sueño y su duración, especialmente a partir del atardecer. Además, el café acostumbra a tener una mayor concentración de cafeína que el té. Y de entre las variedades de té, el negro se sitúa a la cabeza. 

«El pico de absorción de la cafeína ronda los 30 minutos, pero factores como la sensibilidad al estimulante, el peso corporal y la manera de administrar las dosis también influyen en la absorción y los efectos. No es lo mismo tomar en una sola vez 300 mg que distribuir la cantidad durante el día», detalla el profesor de Ciències de Salut de la UOC. Él mismo apunta que «cada persona debe estudiar cuáles son sus actividades diarias y aquellos momentos del día en los que pueden requerir una mayor demanda de cafeína». 

Más beneficios

Un estudio realizado por científicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha asociado el consumo de entre una y tres tazas de café al día, tanto con cafeína como descafeinado, con una probabilidad más baja de muerte prematura sobretodo como consecuencia de enfermedades digestivas y del corazón. «Tomar café también se asocia con la prevención de la diabetes tipo 2, debido a un antioxidante que favorece el metabolismo de los azúcares», recuerda el nutricionista. 

Calidad

Por último, apuntar que ni todos los tés son iguales ni todos los cafés tienen las mismas características. Partiendo de esta base, Àlex Vidal recomienda, en relación a la calidad, tener en cuenta que «cuanto menos procesado sea el café mucho mejor, ya que evitaremos aditivos y químicos que de forma natural no están en su composición».  

Temas

Comentarios

Lea También