Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cerebros conectados y sexo con robots: el mundo según Kaspersky

Impedir que otros desactiven nuestra conciencia o hackeen nuestro pensamiento, retos en ciberseguridad

EFE

Whatsapp
Un robot baila en el estand de China Mobile en el MWC17, ayer en Barcelona. Foto: toni albir/efe

Un robot baila en el estand de China Mobile en el MWC17, ayer en Barcelona. Foto: toni albir/efe

Implantes cerebrales para aumentar la inteligencia, sexo con robots, escudos para evitar el hackeo del pensamiento, ciberataques que pondrán en riesgo la vida humana... así de distópico es el mundo que Kaspersky Lab ha imaginado para 2050.
La compañía de seguridad presentó ayer en el Mobile World Congress (MWC) la plataforma Earth.2050, una web participativa en la que futurólogos, artistas y científicos predicen y representan en imágenes cómo serán el mundo, la tecnología y las ciberamenazas en 2030, 2040 y 2050.
Kaspersky Lab sostuvo que no se trata únicamente de un ejercicio creativo, sino de un «mosaico variado de ideas y conceptos» con el que espera anticiparse a futuros escenarios en los que robots e inteligencia artificial camparán a sus anchas.
El futurólogo Ian Pearson y el analista de Kaspersky Lab Stefan Tanase han hablado del futuro Homo optimus, un ser humano mejorado –con más inteligencia y capacidad extrasensorial– gracias a implantes cerebrales y a una conexión orgánica a internet.
Como en ‘Black Mirror’
En rueda de prensa, pintaron un futuro cercano al universo ideado por la serie de ciencia ficción Black Mirror. «En 2050 los ciberataques pondrán en peligro directamente la vida humana», aseveró Tanase.
Los anunciantes y las empresas querrán invadir nuestro espacio vital, expuesto debido a esa conexión permanente, algo que también tratarán de hacer los tipos malos, que al parecer seguirán existiendo dentro de 30 años. Ante ese panorama, será necesario crear un escudo «cortafuegos» que proteja de la invasión del exterior, pero que permita asimismo al usuario controlar qué información comparte con el mundo: «No querrás que la gente lo sepa todo de ti», apuntó el futurólogo.
Impedir que otros desactiven nuestra consciencia o que accedan a nuestro pensamiento serán algunos de los retos de la ciberseguridad si ese mundo distópico dibujado por Kaspersky Lab se convierte en realidad.
Pearsons afirmó que, en 2050, la existencia de lentes inteligentes de contacto y la realidad virtual permitirán cambiar el aspecto de las personas con las que nos cruzamos: podremos percibirlas como más guapas de lo que en realidad son.
Kaspersky Lab cree que habrá un estado de identificación y vigilancia constante en las calles, lo que fomentará que los humanos preocupados por su privacidad porten máscaras para convertirse en ciudadanos anónimos e irreconocibles.
Aprender soñando
Habrá coches autónomos –esta predicción es la más realista de las presentadas ayer–, médicos robots, aprendizaje durante el sueño, gobiernos en los que colaboren humanos e inteligencias artificiales. Y, quién sabe, quizá podamos guardar el conocimiento de nuestra mente cuando nuestro cuerpo muera.
En el apartado sobre el sexo, Kaspersky Lab imagina un futuro en el que las personas puedan tener relaciones sexuales a distancia gracias a la realidad virtual y a trajes equipados con sensores. 
Pearson prevé por su parte que los humanos intimen más con robots y dispositivos que con otros seres de su especie, lo que, sumado a las realidades virtual y aumentada, brindará la oportunidad, entre otras cosas, de cumplir fantasías sexuales, no ser infiel a la pareja o tener una vida sexual activa aun sin tener una relación sentimental. 

Implantes cerebrales para aumentar la inteligencia, sexo con robots, escudos para evitar el hackeo del pensamiento, ciberataques que pondrán en riesgo la vida humana... así de distópico es el mundo que Kaspersky Lab ha imaginado para 2050.

La compañía de seguridad presentó ayer en el Mobile World Congress (MWC) la plataforma Earth.2050, una web participativa en la que futurólogos, artistas y científicos predicen y representan en imágenes cómo serán el mundo, la tecnología y las ciberamenazas en 2030, 2040 y 2050.

Kaspersky Lab sostuvo que no se trata únicamente de un ejercicio creativo, sino de un «mosaico variado de ideas y conceptos» con el que espera anticiparse a futuros escenarios en los que robots e inteligencia artificial camparán a sus anchas.

El futurólogo Ian Pearson y el analista de Kaspersky Lab Stefan Tanase han hablado del futuro Homo optimus, un ser humano mejorado –con más inteligencia y capacidad extrasensorial– gracias a implantes cerebrales y a una conexión orgánica a internet.

Como en ‘Black Mirror’

En rueda de prensa, pintaron un futuro cercano al universo ideado por la serie de ciencia ficción Black Mirror. «En 2050 los ciberataques pondrán en peligro directamente la vida humana», aseveró Tanase.

Los anunciantes y las empresas querrán invadir nuestro espacio vital, expuesto debido a esa conexión permanente, algo que también tratarán de hacer los tipos malos, que al parecer seguirán existiendo dentro de 30 años. Ante ese panorama, será necesario crear un escudo «cortafuegos» que proteja de la invasión del exterior, pero que permita asimismo al usuario controlar qué información comparte con el mundo: «No querrás que la gente lo sepa todo de ti», apuntó el futurólogo.

Impedir que otros desactiven nuestra consciencia o que accedan a nuestro pensamiento serán algunos de los retos de la ciberseguridad si ese mundo distópico dibujado por Kaspersky Lab se convierte en realidad.

Pearsons afirmó que, en 2050, la existencia de lentes inteligentes de contacto y la realidad virtual permitirán cambiar el aspecto de las personas con las que nos cruzamos: podremos percibirlas como más guapas de lo que en realidad son.

Kaspersky Lab cree que habrá un estado de identificación y vigilancia constante en las calles, lo que fomentará que los humanos preocupados por su privacidad porten máscaras para convertirse en ciudadanos anónimos e irreconocibles.

Aprender soñando

Habrá coches autónomos –esta predicción es la más realista de las presentadas ayer–, médicos robots, aprendizaje durante el sueño, gobiernos en los que colaboren humanos e inteligencias artificiales. Y, quién sabe, quizá podamos guardar el conocimiento de nuestra mente cuando nuestro cuerpo muera.

En el apartado sobre el sexo, Kaspersky Lab imagina un futuro en el que las personas puedan tener relaciones sexuales a distancia gracias a la realidad virtual y a trajes equipados con sensores.

Pearson prevé por su parte que los humanos intimen más con robots y dispositivos que con otros seres de su especie, lo que, sumado a las realidades virtual y aumentada, brindará la oportunidad, entre otras cosas, de cumplir fantasías sexuales, no ser infiel a la pareja o tener una vida sexual activa aun sin tener una relación sentimental.

Temas

  • NALTROS

Comentarios

Lea También