Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

Chavela, la historia de ‘la más macha’

 Un documental que ya puede verse en España repasa la montaña rusa que fue la vida de la cantante por excelencia del sufrimiento

EFE

Whatsapp

Decía Chavela Vargas, la voz herida que surcaba los paisajes más inhóspitos del corazón de México, que ella nació cantando y a punto estuvo de morir haciéndolo también. Entre medias, rompió cánones como artista, como mujer y como lesbiana, según destaca un nuevo documental sobre su vida.

«Fue única. Tuvo una vida como una montaña rusa, de subidas y bajadas extremas, de estar borracha y tirada en el suelo a convertirse en musa de Pedro Almodóvar, abarrotando salas como el Carneggie Hall de Nueva York, el Olympia de París o el Bellas Artes de México», argumenta Daresha Kyi.

Junto a Catherine Gund firma «Chavela», producción que se estrenó ayer en las salas españolas tras un largo recorrido internacional en festivales como el de Berlín (segundo Premio del Público en la sección «Panorama Documental»).

«Cuando la conocí, quise que todo el mundo la descubriera, sobre todo porque podía ayudar a quienes se sienten fuera de la norma», proclama Kyi. No es casual que la película arranque con los versos de «Soledad» en la voz rota de Vargas, quien sintió desde niña la desafección de sus padres. «Y cuando te rechaza tu familia, es difícil quererse a uno mismo», opina la directora .

«Hacer una película de Chavela es reivindicar también el poder de lo femenino, porque estaba orgullosa de ser mujer», destaca Kyi, a pesar de que uno de los rasgos más rompedores de su carrera fue actuar en pantalones en plenos años 50. Obligada a abrirse camino en un mundo de hombres, fue «la más macha de todos los machos» y «se entequiló» tanto o más que ellos.

‘Un día podía decirte que estuvo con Frida 5 años o 5 días’, dice la directora

El mito creció, en parte gracias a la imaginación de la propia Chavela. ¿De verdad se coló en la habitación de Ava Gardner y tuvo un idilio con Frida Kahlo? «Con Chavela uno nunca sabe, porque no le eran importantes las fechas. Un día podía decirte que estuvo con Frida 5 años o cinco días. Lo que sí creo es que Chavela se identificó mucho con ella, porque amó a quien quiso y como quiso», opina.

La faceta más íntima

Muy importante para la película para mostrar su faceta íntima desligada de cualquier atisbo de ficción fue encontrar a una de sus amantes «de carne y hueso», papel que cumple la abogada Alicia Elena Pérez Duarte.

No queda claro si fue su ultimátum o una cacareada ceremonia con chamanes lo que logró arrancar a la artista del alcoholismo que la había alejado de los grandes escenarios durante casi 12 años.

Renacida, fue reclamada para actuar en un concierto en la madrileña sala Caracol al que no faltaron Pedro Almodóvar, Miguel Bosé o Martirio, que se convirtieron en sus nuevos valedores y mostraron a Vargas una sociedad donde la palabra «lesbiana» cobró otro significado. El testimonio de Almodóvar es, de hecho uno de los más difíciles de la cinta, dice la directora.

Temas

Comentarios

Lea También