Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Naltros Estrenos

´Deadpool´, broma provocativa en que Marvel recupera a un ¿superhéroe?

Ryan Reynolds vuelve a enfundarse el traje del personaje que ya apuntó en ´Lobezno: Orígenes´. Ahora lo hace desmadrado

Eduard Castaño

Whatsapp
´Deadpool´, broma provocativa en que Marvel recupera a un ¿superhéroe?

´Deadpool´, broma provocativa en que Marvel recupera a un ¿superhéroe?

Ryan Reynolds ya se ha puesto en varios ocasiones los trajes de diferentes superhéroes. Ya lo hizo en ‘Linterna Verde’ (por cierto, un personaje de DC Comics, rival de Marvel) y ahora lo hace bajo la máscara y el disfraz de ‘Deadpool’, un personaje que ya aparecía bajo su misma forma en ‘X-Men Orígenes: Lobezno’ (2009). En esa ocasión, ya apuntaba a un ‘spin-off’ que ahora ha acabado por materializarse.

Y lo hace de una curiosa forma, poco habitual entre los personajes de Marvel: de forma provocativa, obscena e irreverente. ‘Deadpool’ es una historia verdaderamente alocada, desmadrada y atrevida sobre cómo se forma un superhéroe. Por cierto, tiene cierto paralelismo con las dos entregas de ‘Kick-Ass’ en la manera de criticar y demoler la acción de los superhéroes.

Aunque Deadpool es un curioso superhéroe-antihéroe. Violento, macabro, neurótico, cínico y algo chapucero. Lo divertido de su personaje es que en ocasiones no se toma muy en serio, de ahí que tenga la grandeza de atreverse con la fórmula de los superhéroes y de dar un paso más allá buscando la diversión por la diversión, sin más.

No le busquen la profundidad de cuales son sus raíces o sus inquietudes como personaje. Pero su energía atrevida, impertinente y por momentos obscena logra atraer a los fans de los cómics.

El filme está repleto de guiños cinematográficos, con abundantes chistes de superhéroes, tampoco le falta ‘gore’ y alguna escenita subida de tono, pero... es lo que hay. Si no, no sería Deadpool. Con sus chistes, el filme rompe en ocasiones la cuarta pared buscando la complicidad del espectador.

Después de alistarse en el ejército, Wade Wilson (Ryan Reynolds) comienza a realizar trabajos de mercenario, y acabará siendo agente de las Fuerzas Especiales de EE.UU. Ya retirado, en su vida civil se dedica a ser un ‘matón a sueldo’, ayudando a gente que no puede defenderse por sí sola. Su vida transcurre de forma normal, junto a su novia Vanessa (Morena Baccarin), hasta que llega la terrible noticia de que está gravemente enfermo.

Sus días están contados y por eso, para salvar su vida, decide ganar tiempo sometiéndose al ‘Arma X’: un arriesgado experimento que provoca una alteración genética en su organismo, deteniendo así la enfermedad y haciéndole renacer como un indestructible antihéroe cuyo nombre es Deadpool. Eso sí, después de someterse a este complicado experimento, el rostro y el cuerpo de Wilson quedan terriblemente desfigurados. De modo que, decide tomarse con algo más de humor su drama personal, y es entonces cuando Deadpool se lanza a hacer comentarios jocosos, sea cual sea la situación a la que se enfrenta.

Basado en el anti-héroe menos convencional de Marvel Cómics, Deadpool narra el origen de este ex-agente de las fuerzas especiales, reconvertido en mercenario, que tras pasar por un cruel experimento adquiere poderes sobrenaturales de curación y otras sorprendentes cualidades. Armado con sus nuevas habilidades, y un oscuro y retorcido sentido del humor, Deadpool intentará dar caza al hombre que casi destruye su vida.

Temas

  • CINE

Comentarios

Lea También