Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Dietas de verano que destapan la caja de los truenos

Los regímenes severos y sin control pueden convertirse en puerta de entrada a la anorexia

Norián Muñoz/Agencias

Whatsapp
Una preocupación excesiva por el peso debe alertar. Foto: pixabay

Una preocupación excesiva por el peso debe alertar. Foto: pixabay

Verano, bañador... Todo queda a la vista y la inconformidad con el propio cuerpo se hace evidente. Muchas adolescente comienzan justo en esta estación del año sus primeras dietas de adelgazamiento que prometen resultados rápidos y sin ningún control médico. Ahora los especialistas advierten: esta actitud, aparente- mente inocua, puede ser la puerta de entrada a un trastorno de la conducta alimentaria (TCA) como la anorexia o la bulimia.

Y es que, según un estudio realizado por la Fundación ABB, entidad especializada en la prevención de estos trastornos, un 40% de las enfermas iniciaron su proceso de adelgazamiento probando algunas de las denominadas «dietas de verano».

«Durante los meses de calor los cánones de belleza sociales aún son más impactantes, especialmente entre los  jóvenes, por eso muchas personas deciden tontear con algunas dietas que se presentan como milagrosas», explica Raquel Linares, presidenta de la Fundación ABB, que tiene un centro en Tarragona.  

«No poder lucir un supuesto cuerpo diez en la playa y cuando su seguridad personal está muy basada en el aspecto físico, puede llegar a obsesionar a muchas chicas o chicos que, intentando adelgazar unos kilos en verano, reciben el refuerzo social: «Estás mejor, más guapa».,Más adelante acaban introduciéndose en procesos de TCA», añade Linares.

Si estos comentarios los recibe un/a chico/a vulnerable a padecer estas enfermedades ( baja autoestima, insatisfacción personal, perfeccionista…), puede precipitar a iniciar una anorexia nerviosa.

Desde la asociación advierten que los trastornos de la conducta alimentaria son la tercera enfermedad crónica entre los jóvenes y adolescentes:afectan a más de 5% de las chicas de entre 12 y 24 años

No todas las personas que sufren una enfermedad de este tipo han sido diagnosticadas y reciben un tratamiento especializado: actualmente existen aún muchos casos de trastorno de la conducta alimentaria sin diagnosticar, ocultos, apuntan. 

Más evidente en verano

También es en esta época del año cuando se evidencian casos de TCA que hasta ahora se habían mantenido ocultos bajos las gruesas ropas de invierno. En verano y especialmente en septiembre, volviendo de vacaciones, las consultas por parte de las familias en los centros ABB, localizados en Tarragona y Barcelona, aumentan un 25%. «Cuando llega el calor muchos padres, familiares o amigos se dan cuenta de la delgadez de alguna persona próxima y reconocen algunos síntomas de una posible anorexia: obsesión por dietas, consumo abusivo de productos dietéticos, control de las calorías de todos los alimentos, evitar comidas familiares y ayunos continuos...», según recuerda Raquel Linares.

Temas

Comentarios

Lea También