Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El mejor amigo de Reus es de Tarragona

Robert Miralles es el ‘Mejor Amigo de Reus 2017’, tras ser reconocido como tal por el Centre d’Amics de Reus. Ha sido distinguido en la gala anual de la entidad

Pablo Latorre

Whatsapp
Casi 70 personas acudieron a la tradicional comida-homenaje que celebra la entidad anualmente. Foto: Pablo Latorre

Casi 70 personas acudieron a la tradicional comida-homenaje que celebra la entidad anualmente. Foto: Pablo Latorre

Cultura, lengua y país. Los tres principales valores de Òmnium Cultural los personifica el nuevo ‘mejor amigo de Reus’, Robert Miralles. El Centre d’Amics de Reus le reconoció con este título a pesar de ser originario de Tarragona, lo que se considera pecado para muchos del Baix Camp.

Fue anteayer, en la comida homenaje que la entidad celebra anualmente desde 1981, acogida por la hotel NH Ciutat de Reus. Se trata de una distinción que la entidad otorga a cualquier persona o entidad de Reus que haya destacado en su sector, o haya realizado una labor relevante por la comunidad. «Miralles se ha ganado ser uno de los ‘mejores amigos de Reus’ por dedicar su vida a la sardana y a la difusión del catalán cuando estaba prohibido», señaló el presidente del Centre, Joan Maria Mallafré

Robert Miralles partiendo la tarta del ‘Mejor amigo’ Foto: Pablo Latorre

A lo que no estaba del todo conforme el propio Miralles. En su parlamento, se lamentó de no haber podido introducir la sardana, su pasión, en las escuelas. De hecho, quiso transmitir su preocupación por la falta de arraigo entre la gente joven, a pesar de su supervivencia, junto a la lengua, tras los límites impuestos por Madrid en la historia.

El alcalde de la capital del Baix Camp, Carles Pellicer, también presente entre los casi 70 invitados, señaló «cómo es de importante el trabajo de aquellas personas anónimas, que día a día empujan el país adelante». Asimismo, agradeció la labor del Centre d’Amics de Reus, puesto que sus 600 socios mantienen vivos algunas actividades y tradiciones que no han heredado las generaciones jóvenes, como el fútbol de botones.

La emotividad cerró el acto. Su mujer le dedicó el soneto, de creación propia, Robert Miralles, el meu primer professor de català. Por su parte, los hijos aprovecharon el encuentro para agradecerle su labor como padre, transmitir su legado vital, y animar al público a bailar una sardana, tal y como hicieron.

Temas

Comentarios

Lea También