Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

Naltros Estrenos

´El viaje más largo´, un dramón excesivo que busca la llorera fácil

Como cada primavera, llega otra adaptación de una novela de Nicholas Sparks. Es casi tan inevitable en esta época del año como la declaración de Hacienda o las alergias
Whatsapp
´El viaje más largo´, un dramón excesivo que busca la llorera fácil

´El viaje más largo´, un dramón excesivo que busca la llorera fácil

Ver en la gran pantalla a Scott Eastwood es como meterse en la máquina del tiempo, o mejor en el Delorean de ‘Regreso al futuro’, para rejuvenecer 45 años y ver a Clint Eastwood en pleno auge. De esa época son éxitos como ‘Dos mulas y una mujer’, ‘Los héroes de Kelly’ y, si me apuran, parte de la saga de ‘Harry el sucio’.

Si por casualidad tienen la ocasión de ver las fotos de aquella época, convendrán conmigo que Scott es... Clint. Y que Clint es Scott.

Y si una cosa era inherente a Clint Eastwood era su buena nariz para saber dar en el clave a la hora de elegir un papel que le llevara al éxito. Parece que, en eso, Clint y Scott no son iguales. Tampoco me imagino a Clint metido en un papel como el que ahora nos ofrece su primogénito. Vale. Acepto que cada uno escoge su camino profesional y que, como dice el dicho, no hay actores, sino papeles.

Pero es que el debut a bombo y platillo en la gran pantalla de Scott Eastwood podía haber sido mejor. No se trata de que el ‘enchufe’ del apellido hiciera por sí solo buena parte de la campaña promocional. Se trata de que hay ‘películas plañideras’ (dramones para hacer llorar a moco tendido con el pañuelo en la mano), mejores que esta ‘El viaje más largo’.

No me imagino a ‘Harry, el ejecutor’ lagrimeando mientras ve la película de su retoño. Aún así, habrá que reconocer que Nicholas Sparks tiene un don, lograr que cada año (habitualmente en la época de primavera) una de sus novelas. En esta época, es casi tan inevitable como la declaración de Hacienda y las alergias. Afortunadamente, y salvando las distancias, ‘El viaje más largo’ es más llevadera que las otras dos razones ineludibles.

Sus más de dos horas y cuarto dan para mucho (por eso se llama ‘El viaje más largo’). O mejor, no dan para casi nada. Eso sí, los amantes de Sparks disfrutarán como viene siendo habitual. En 2012 se estrenó ‘Cuando te encuentre’, en 2010 llegaron ‘Querido John’ y ‘La última canción’. En 2008 fue ‘Noches de tormenta’. En 2004, ‘El diario de Noa’. Esta última es seguramente la mejor de las adaptaciones de su obra, junto con ‘Mensaje en una botella’ (1999). Entre una y otra, ‘Un paseo para recordar’, de 2002.

‘El viaje más largo ‘ sigue el romance de Luke, un antiguo campeón de rodeo que pretende llegar de nuevo a lo más alto, y Sophia, una universitaria que está a punto de cumplir su sueño profesional: trabajar en una prestigiosa galería de arte de Nueva York.

Su amor se pone a prueba ante la diferente forma de vida que tiene cada uno pero se ven unidos inesperadamente con la aparición de Ira, un anciano que encuentran cuando su coche tiene un accidente. Rescatando una caja con cartas escritas a su antiguo amor, esto inspira profundamente a la pareja.

Una de las curiosidades es ver a la actriz española Oona Chaplin, hija de Geraldine Chaplin, nieta del gran Charlie y nacida en Madrid hace 29 años. Es un papel secundario, pero por ahí se empieza.

Temas

  • CINE

Comentarios

Lea También