Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Naltros Lo que no sabía del entrenamiento de moda

Hipopresivos, más que el ejercicio de las famosas

Mejorar el dolor de espalda, la postura, el estreñimiento... Los ejercicios de moda tienen más beneficios que lucir un vientre plano

Norian Muñoz

Whatsapp
La instructora Ariadna Clols muestra algunos movimientos de los abdominales hipopresivos.

La instructora Ariadna Clols muestra algunos movimientos de los abdominales hipopresivos.

Famosas como Cristina Pedroche, Pilar Rubio, Soraya Arnelas o Amaia Salamanca se han encargado de proclamar en público su último descubrimiento para conseguir un vientre plano y mejorar sus relaciones sexuales: los ejercicios hipopresivos. 


Pero ojo, tanta moda puede hacer que pasen inadvertidos otros beneficios que estos ejercicios pueden ofrecer a mujeres y hombres y también hacer que muchos comiencen a practicarlos sin garantías y con más peligros que bondades. 
 

Ariadna Clols, una de las primeras entrenadoras certificadas de la demarcación (al principio en los gimnasios no sabían de qué hablaba), se sube la camiseta para comenzar la explicación. Lo primero que cuenta es que, a pesar de que estamos obsesionados con los músculos rectos abdominales (la famosa tableta de chocolate), en el abdomen hay muchos más músculos que se encargan de formar  la faja abdominal, «es como la faja que usan los castellers , pero va por dentro», ejemplifica, y ayuda a sostener el cuerpo y mantener la postura.

Nada de ‘machacar’
Clols hace una pequeña demostración y lo primero que salta a la vista es que, a diferencia de los abdominales ‘de toda la vida’, aquí no se ve un montón de repeticiones, sino una mezcla de posturas y respiraciones. En general, asegura, con un buen  entrenamiento a la semana es suficiente para comenzar a ver resultados.

Justamente la respiración es uno de esos aspectos menos conocidos. «Hace un momento una alumna se me ha puesto a llorar, nunca había conseguido respirar con esta libertad, sentía como un nudo», apunta. Esa respiración profunda también ayuda, por ejemplo, a que llegue más oxígeno a los órganos internos y mejora el  movimiento intestinal, con lo que reduce  el estreñimiento y también se alivian los dolores menstruales.


Se hace mucha incidencia, además, en la postura y no solo durante el ejercicio, sino también en la vida cotidiana. Clols, que también hace montañismo y es entrenadora de Pilates, relata que tenía unos dolores de espalda que no la dejaban dormir y que mejoraron sustancialmente con el entrenamiento. Hoy hace sesiones en centros de fisioterapia y osteopatía (Hipopressius Tarragona Low Preesure Fitness en Facebook). 

Otro de los beneficios, este sí más conocido, es el fortalecimiento del suelo pélvico, el conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. La idea es evitar pérdidas de orina o cuadros más graves como prolapsos ( de recto, útero o vejiga).

Eso sí, Clols advierte que estos ejercicios no son milagrosos. «Si hay grasa en la barriga también hay que controlar la dieta», advierte,  y es crucial  estar bien asesorado porque las apneas (dejar de respirar) durante el ejercicio no son recomendables para todo el mundo y solo un entrenador calificado puede evaluarlo. «Se requiere una técnica meticulosa», resume,  y un seguimiento directo. Al principio recomienda al menos una sesión en solitario y luego un grupo de máximo 10 personas.  

Temas

Comentarios

Lea También