Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Historia alemana en Cunit

Hacemos un viaje en el tiempo para recordar el turismo alemán en esta localidad,  cuyo ‘boom’ fue durante la década de los 60 del siglo pasado

Mouad El Osri

Whatsapp

Cunit es un municipio de mucha herencia histórica. Hasta ahora se conocía el poblado ibérico, pero hay algo más que ha sido objeto de investigación. La urbanización de Les Sorres-Haug también es conocida como ‘la colonia alemana’. Esta zona se encuentra en primera línea de playa, al borde del paseo marítimo de Cunit. Lo que destaca de esta zona aparte de la cercanía a la costa cunitense es el modelo de las viviendas. Casas familiares de una sola planta con jardín. Desentonan con el resto de domicilios de dicha urbanización. ¿Pero por qué se le llama ‘colonia alemana’?


A principios de los años 60 esta zona pertenecía a familias humildes que laboraban estas tierras. Pero existía un inconveniente: eran tierras que por su cercanía al mar se inundaban fácilmente por las tormentas de invierno y era difícil trabajar. En el 1961 Gerhard Haug, promotor alemán natural de Stuttgart, compró estos terrenos a 15 de las familias más humildes de Cunit. El tamaño total eran de unos 30.000m2 y las adquirió por 1.5 pesetas el metro cuadrado (0.01 euros de la moneda actual). En un período de dos o tres años se edificaron distintos bungalows, concretamente 52. Una vez edificados el precio de la venta era de 35.000 marcos alemanes; unas 280.000 pesetas de entonces, cerca de 1.700 euros de ahora. Un dinero que en esta época en Cunit era una fortuna, pero para el nivel de vida de Alemania era asequible.


Esto hizo que durante los años 60 numerosas familias alemanas que se instalaran en Cunit para pasar sus vacaciones. Pero la peculiaridad de la zona no queda aquí. Era gente de notorio valor en su país. Entre ingenieros, médicos y altos cargos del ejército alemán post-nazi, se instalaron personajes de notorio prestigio como el actor Hans Nielsen, quien desde los años 30 era una eminencia en el cine europeo.


Sin embargo, hubo personas cuya fama derivaba de su participación en momentos históricos de nuestro país o incluso del mundo. Por ejemplo también vivó en Cunit W. Mayer, ex piloto de la Luftwaffe, antigua aviación incendiaria nazi que atacó Gernika, quien fue incorporado a la Lufthansa, acabó siendo el piloto del avión presidencial de Honrad Adenauer, padre de la Alemania contemporánea. Otros participantes en episodios bélicos que tuvieron hogar en el municipio fueron Bertram Muller, mutilado de guerra quien fue el motorista personal del Mariscal Edwin Rommel en el Afrika Korps alemán o el Dr. J. Becker, médico propietario de una clínica infantil en Frankfurt y veterano de la campaña en Rusia, donde fue prisionero cinco años.


Todos ellos, además de buscar una residencia de vacaciones, pudieron pasar sus años de jubilación e incluso sus últimos años de vida en este municipio del Baix Penedès. Actualmente, desde la concejalía de cultura y patrimonio se busca el reconocimiento histórico de las edificaciones de esta zona. Por ello recientemente se localizó a Bertram Muller, ahora un anciano de 93 años residente en el norte de África. El contacto con él acerca la posibilidad de realizar un documental.
El concejal de Turismo y Patrimonio de Cunit, Jaume Casañas asegura que este es un paso que permitirá poner en conocimiento de la ciudadanía cunitense esta información de gran valor histórico. Da una visión de cómo se forjó la historia del pueblo y del historial turístico, de alto nivel, que empezó a darse en los años 60. También afirma que el estudio de la historia y de los capítulos más relevantes «nos ayudan a crecer como municipio».


En la actualidad se mantienen conservadas y siguen siendo el domicilio de varias familias. Cada año el paseo marítimo recibe centenares y miles de transeúntes que quedan extrañados por la estética de estas singulares casas. Ahora, con este proyecto de reconocimiento como elemento histórico y cultural por parte del ayuntamiento, se espera convertir en Cunit en un rincón de turismo histórico y cultural, más de lo que ya es hoy en día.

Comentarios

Lea También