Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Historia y humanismo interactivo en Alcover

La oferta turística en la provincia crece con los emblemáticos espacios que propone la población de Alcover. El municipio da un sentido moderno a las distintas etapas de la historia y lo hace de manera interactiva y de forma accesible a todos, grandes y pequeños
Whatsapp
La plaça Nova es el centro del casco histórico y también donde se celebra la Fira del Bandoler. Foto: Carles Fargas

La plaça Nova es el centro del casco histórico y también donde se celebra la Fira del Bandoler. Foto: Carles Fargas

Alcover, localidad del Alt Camp, se postula como una opción de turismo alternativa a las propuestas mayoritarias de actividades para la temporada de verano. El Museu d’Alcover, que se reabrió en 2005 en el marco de un plan museístico y museográfico, junto con la concejalía de turismo ha lanzado la iniciativa de promover una serie de actividades en distintos puntos del municipio, entre ellas las propias instalaciones del museo.

Ester Magrinyà, directora del Museu d’Alcover, destaca que «se ha intentado ir articulando la oferta de turismo cultural del municipio. No solo por el equipamiento como museo sino gestionando todo el patrimonio que tiene el pueblo para poder entrar dentro del circuito del turismo cultural». Destaca que el museo «está enfocado en dos ejes distintos. Una sería la parte expositiva, en la que se han renovado las museografías y se ha hecho un museo del todo interactivo incluyendo participación y actividades en familia». En cuanto a la ubicación cuenta que «se ha escogido el casco antiguo para revalorizar todo lo que conserva y crear todo un discurso, este itinerario urbano, esta paseada en el tiempo, que permite explicar la historia paseando por el centro histórico». Aún así, hay distintos puntos en la localidad en los que se pueden encontrar referencias a la historia a parte de lo que es concretamente el espacio que ocupan las instalaciones en las que se encuentran las exposiciones.

Una de las actividades es una ruta por los lugares más importantes del pueblo. El recorrido va a través de la historia y empieza en la Edad Medieval, pasando por el renacimiento que significó para los vecinos de Alcover una época dorada gracias al fenómeno de los bandolers. Cada año en el mes de octubre la localidad lo recuerda con su Fira de Bandolers que se celebra en la Plaça Nova del centro histórico. Así, los visitantes pueden apreciar los distintos edificios y su rico legado histórico que se encuentra tanto en edificaciones civiles como religiosas construidas entre el periodo de los siglos XVI y XVII. Desde el centro de interpretación ubicado en la torre medieval de Can Taixó sale la ruta que irá por toda la villa.

El antiguo convento de Santa Anna, que hoy recibe el nombre de Convent de les Arts y que representa el centro cultural de Alcover, es otro de los sitios que se pueden visitar de el pueblo de Alcover. Este Convent de les Arts además ha estado recientemente remodelado y ya se puede visitar por completo.

En medio del centre histórico y al lado del portal medieval de la Saura que antiguamente era el camino hacia la villa viniendo desde Reus, es donde se encuentra el museo. Un espacio totalmente reformado y moderno que permite a los visitantes ver dos exposiciones. Por un lado una sobre fósiles marinos en el terreno adentrándose en los tiempos más remotos. Yendo 240 millones de años atrás se podrán ver restos procedentes del Triásico acompañados de un audiovisual que recrea el paisaje marino de entonces. Además cuenta con una visita pedagógica y guiada para que sea accesible a toda la familia y el público escolar. Se podrá conocer la historia del Peix Pedra y hacer de él una réplica de yeso.

La otra exposición que ofrece el equipamiento municipal es Ca Batistó. Modernitat burgesa i modernisme literari que da ña oportunidad de ver la vida íntima de una familia entre el siglo XIX y el XX. Las novedades de la época, los cambios en la iluminación y el contexto de la época. Todo en un espacio remodelado recientemente y con la posibilidad de que sea una visita guiada.

Así, el pueblo de Alcover muestra una parte de sus calles quizás hasta ahora desconocida por el público general que le permite estar al lado de otras posibilidades de turismo del territorio ya explotadas desde hace tiempo. Historia hecha modernidad.

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También