Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

La Costa Daurada sin niños perdidos

Esta temporada vacacional muchos ayuntamientos impulsan mecanismos para encontrar a los niños perdidos en la playa más r?ápidamente

Núria Arroyo

Whatsapp
Un socorrista coloca una pulsera identificativa a un niño en una playa, en una imagen de archivo. Foto: DT

Un socorrista coloca una pulsera identificativa a un niño en una playa, en una imagen de archivo. Foto: DT

En pleno agosto el turismo familiar aumenta y las playas empiezan a estar repletas de niños correteando y jugando en la arena. Frente a esta aglomeración de familias encontramos un problema común que cada año preocupa a los padres: la pérdida de niños en la playa.

Cruz Roja registra cada temporada 2.500 desapariciones. En algunas comunidades se pierden hasta 4 niños al día, mientras que en zonas playeras más aglomeradas como la Costa Dorada la cifra supera fácilmente los 10 niños al día.

La mayoría de personas que acuden a las playas lo hacen para pasar un día en familia y para relajarse en un ambiente tranquilo. Los niños frecuentemente acostumbran a jugar cerca de la orilla o delante de los padres. En ocasiones, por un descuido los adultos pueden perder de vista a los menores. En esos momentos, sensaciones de nervios, tensión y angustia les envuelven imaginando lo peor. No saben qué hacer ni cómo poder actuar para encontrar a su hijo lo antes posible.

Francisco Canals, periodista, divulga un decálogo de consejos para estas situaciones. Comenta que es importante dejar a un familiar junto a la toalla para que el niño le pueda localizar en caso de que logre regresar. Es importante buscar al menor en la dirección del oleaje y en dirección contraria al viento. Aconseja llamar a la policía o a los socorristas más cercanos. También sería interesante antes de pisar la arena pactar un punto de encuentro con el niño en caso de pérdida. El periodista remarca que se trata principalmente de no perder el contacto visual con el niño.

Métodos de búsqueda

Actualmente centenares de ayuntamientos activan protocolos de búsqueda para localizar a los niños cuanto antes. Delante de una desaparición las autoridades activan el protocolo del niño perdido. Mediante este procedimiento recogen los datos del menor que son proporcionados por los familiares. Una vez registran los datos usan la megafonía para comunicarse con los padres. Si en un periodo de 60 minutos el menor no aparece se llama al 112. Por suerte, en la mayoría de casos no hace falta recurrir al servicio de emergencias, ya que los niños acostumbran a aparecer en un periodo de 30 minutos.

La pérdida de niños en la playa ha desencadenado estos últimos años una serie de comercializaciones de aplicaciones para poder encontrarlos.

Existen actualmente varias apps, pulseras electrónicas, geolocalizadores e incluso pulseras QR que permiten a cualquier usuario de la playa identificar el teléfono móvil de los padres escaneando la pulsera con un Smartphone.

Pese a que la tecnología permite incluso saber mediante el propio teléfono cuál es el número de los padres del menor, los ayuntamientos por el momento optan por métodos más tradicionales. Intentan solucionar la problemática repartiendo miles de brazaletes donde se escribirá el nombre del niño y el número de los padres para poder identificarlos si se pierden.

Reparto de pulseras

Este verano localidades de la Costa Daurada han empezado a repartir pulseras para los menores. Uno de estos casos lo podemos encontrar en Salou. Para evitar la pérdida de menores en las playas este verano, se distribuirán pulseras. Se podrán encontrar en la comisaría de la Playa de la Policía Local de Salou, en los espacios de Socorrismo de Servitur Salvament, en el Patronat de Turisme de Salou y en la Oficina de Turisme de la Plaza Europa. Además, estas pulseras también se podrán encontrar en determinados alojamientos que lo deseen y que dispongan del sello de Turisme Familiar que otorga la Generalitat de Catalunya.

Este tipo de campañas intentan prevenir la pérdida de niños en las playas de los municipios, y en el caso de que se pierdan, poder facilitar la localización en todo momento.

En el caso de Salou se han impreso 10.000 que estarán a disposición tanto de los turistas y visitantes como de los habitantes de Salou. Mediante este mecanismo de protección el municipio quiere potenciar su idea de Turisme Familiar y seguridad.

Datos identificativos

El hecho de que un menor lleve la pulsera con los datos correspondientes hará que se minimice el tiempo que pasa desde que el menor se extravía hasta que se reencuentra con sus familiares. Así se podrá reducir considerablemente el malestar que sufren tanto los menores como los familiares cuando no saben dónde se encuentran unos y otros. Estas pulseras, donde está escrito el número de los padres y el nombre del menor con tinta permanente, una vez puestas no se pueden quitar.

Tal como ha afirmado el alcalde de Salou, Pere Granados, este servicio ha funcionado muy bien en años anteriores ya que permite minimizar estas malas situaciones que pueden vivir las familias. Además, este servicio muestra la coordinación entre la Policía Local, el equipo de salvamento, el Patronat de Turisme y los alojamientos certificados del municipio. Además este año las pulseras también se han editado en español y en inglés.

Estas pulseras, que se proporcionan de forma gratuita, pretenden dar la seguridad y tranquilidad que toda familia necesita durante sus vacaciones.

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También