Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Costa Daurada sobre ruedas

La bicicleta y el verano son dos cosas que combinan perfectamente para aquellos aventureros que deseen conocer la Costa Daurada más de cerca

Angelina torrell del pozo

Whatsapp
La ruta más realizada es posiblemente la 10, por personas que buscan más desnivel y trazado técnico.Fotos: pere ferré

La ruta más realizada es posiblemente la 10, por personas que buscan más desnivel y trazado técnico.Fotos: pere ferré

Con la llegada del verano y del buen tiempo, una de las actividades más recomendables para los amantes del deporte y de la naturaleza son las rutas en BTT. La bicicleta puede ser nuestra gran aliada esta temporada para aquellos aventureros que desean conocer la Costa Daurada de cerca.

Aquí, desde el Centro BTT Mont-roig del Camp i Miami Platja se ofrecen un total de 10 rutas diferentes, que suman un recorrido total de 137 kilómetros. Las rutas se encuentran señalizadas según su dificultad: alta, baja o media.

Todas las rutas empiezan en el Punto de Acogida, que está situado en Mont-roig del Camp, concretamente en la Oficina de Turisme. Allí se ofrecen todo tipo de servicios previos al inicio de cualquiera de las fabulosas rutas, como el alquiler de bicicletas, tanto para niños como para adultos, así como sillas infantiles, lavados de bicicleta, duchas y también información turística general.

Todas estas rutas están pensadas para descubrir la singularidad de la Costa Daurada sobre ruedas.

Las rutas para principiantes

En esta categoría encontramos cuatro rutas en las que se fusiona el paisaje marítimo con el de montaña y dos de los monumentos patrimoniales que pertenecen al municipio de Mont-roig.

La primera de las rutas es la de Les Planes, una excursión pensada para toda la familia, ya que los caminos son anchos y suaves, a través de los campos de olivos y algarrobos y muestran un paisaje de agricultura autóctona. Este trayecto tiene una duración aproximada de 50 minutos, una extensión de 14,4 kilómetros y un desnivel acumulado de 70 metros.

La segunda ruta, de 9,24 kilómetros de extensión, es la de la Ermita del Peiró. Al acabar la ruta, es una gran idea disfrutar de un descanso en la ermita dedicada a la Mare de Déu del Roser, que fue construida en 1752 por Josep Nuet y reformada en 1909 por el marqués de Mont-roig. Allí, junto a la ermita, podremos encontrar un área de recreo con una zona de picnic. La duración de la ruta es de unos 30 minutos, aproximadamente, y el desnivel acumulado es de unos 90 metros.

La tercera ruta, de unos 7,78 kilómetros de extensión, es la de la Mare de Déu de la Roca, desde donde se pueden obtener unas impresionantes vistas. Además de la ermita, la ruta pasa por las iglesias Vella y Sant Miquel Arcàngel y por la popular piedra de los Ángeles, desde donde se les puede escuchar cantar. Esta ruta tiene una duración aproximada de 35 minutos y un desnivel acumulado de unos 100 metros.

La cuarta y última ruta para principiantes es la de Els Estels, de 6,5 kilómetros de extensión y con una duración aproximada de 30 minutos y un desnivel acumulado de unos 70 metros. En esta ruta, dentro del paisaje urbano se puede encontrar el portal de la Canal, que es la antigua puerta de entrada a las murallas y el antiguo lavadero del pueblo, que está ubicado al lado del Barranc de l’Horta.

Dificultad media y alta

Si uno se encuentra con más fuerzas y más nimado, puede probar subiendo el nivel de dificultad y de desnivel acumulado respecto a las rutas más sencillas.

La ruta del Estany Salat es de las pocas que pasa por Miami Platja, y que fusiona el mar y la montaña. En esta ruta se puede apreciar el Estany Salat, arenal de la playa donde desemboca en el mar un barranco con el mismo nombre. Además en el recorrido también se pasa por delante del Torreó de Miami Platja.

El Barranc de Vilanova es un circuito de 9,44 kilómetros de extensión que recorre las diversas rieras del municipio. La ruta dura aproximadamente unos 50 minutos y prsenta un desnivel acumulado de unos 70 metros.

La ruta de Terres Noves, de 23,9 kilómetros de extensión, está pensada para aquellos que ya están muy acostumbrados a ir en bici todoterreno. En el circuito se puede observar el campo de golf Bonmont Terres Noves. La ruta dura aproximadamente 1 hora y 35 minutos y tiene un desnivel acumulado de 100 metros.

El recorrido de Les Arrabassades permite admirar el mar Mediterráneo desde la sierra de la Pedrera. A lo largo del circuito, que dura aproximadamente 55 minutos, se pueden observar unas casas de piedra seca que servían de refugio antiguamente para los payeses y las caballerizas. Debido a los grandes desniveles y duras subidas que hay en la ruta de Les Pedreres, se considera un circuito ideal para los amantes del riesgo. La ruta dura una hora aproximadamente y tiene una extensión de 16,15 kilómetros con un desnivel acumulado de 130 metros. En el circuito se puede observar el puente del Barranc de Rifà, construido en 1821.

Solo apto para profesionales

Para aquellos que sean ya experimentados en rutas BTT, el circuito del Castell d’Escornalbou en Riudecanyes es sin duda una muy buena opción. Con 457 metros de desnivel acumulado y una extensión de 21,6 kilómetros, esta ruta tiene una gran cantidad de senderos naturales tras los cuales los valientes aventureros pueden descansar en el pantano de Riudecanyes y también admirar el imponente Castell Monestir de Sant Miquel d’Escornalbou, todo un atractivo patrimonial. La duración aproximada de esta ruta es de 2 horas.

Aunque las rutas se presenten por separado, los ciclistas pueden decidir fusionar dos o más rutas sin ningún inconveniente. Así, pues, tanto para aquellos aficionados a las bicicletas todoterreno como para aquellos que nunca han practicado este deporte en montaña, estas rutas son un buen plan para este verano, ya sea con amigos, familia o en solitario.

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También