La Cova de les Gralles, un anfiteatro natural

La parte más impresionante la encontramos cuando llueve, ya que el terreno crea una cascada con forma de cola de caballo

Juan Carlos Roldán

Whatsapp
La Cova de les Gralles de Capafonts tiene un gran atractivo natural y es un lugar idóneo para hacer rutas. Fotos: DT

La Cova de les Gralles de Capafonts tiene un gran atractivo natural y es un lugar idóneo para hacer rutas. Fotos: DT

La Cova de les Gralles, un anfiteatro natural

La Cova de les Gralles, un anfiteatro natural

¡Vota por tu lugar favorito del Camp de Tarragona y Terres de l’Ebre de nuestro Top 60!

Situado al fondo del barranco de la Font Nova se alza un auténtico anfiteatro natural, la Cova de les Gralles (de la cual no sabemos si debe su nombre al animal o al instrumento).

Es, desde el punto de vista geológico, un verdadero tesoro. Un magnífico ejemplo del retroceso de un valle por erosión regresiva, o dicho de una manera más simple: que la pared va tirando para atrás por la acción del agua y del hielo en invierno.

Estos dos agentes medioambientales han contribuido a la formación de una cueva semiesférica con alrededor de quince metros de profundidad y un salto en la parte superior de unos sesenta metros.

La parte más impresionante del lugar la encontramos en días como el de ayer, en el que, debido a la forma del terreno, cuando llueve, y el barranco lleva una cantidad suficiente de agua, se forma una cascada con una forma muy especial y curiosa: la de una cola de caballo, que puede ser divisada desde diferentes puntos de vista.

Hay que mencionar que no es oro todo lo que reluce, ya que dentro de la cueva encontramos un constante goteo que puede poner a prueba los nervios de cualquier espeleólogo que decida visitar la zona.

Al pie de la cueva, unas rocas enmarcan una poza muy especial porque vayas el día o la hora que vayas, siempre, absolutamente siempre se encuentra lleno de agua (es extraño que en torno a esto no exista ninguna leyenda).

Bajo la cueva, una delicada formación de travertinos (o piedra oscura) emerge de la playa fluvial.

Para aquellos aficionados al senderismo, les presentamos una ruta para que puedan adentrarse en la Cova de les Gralles incluso con la familia, ya que es tan sencilla que hasta los más pequeños pueden unirse a los mayores y así disfrutar de un día de excursionismo por un auténtico paraíso forestal en el interior del Baix Camp.

El punto de partida será Capafonts, el municipio más cercano, al cual se puede acceder desde la carretera local TV -7041, que enlaza Alcover con la C-14 entre Montblanc y Reus, o bien otra por la de la C-37, que viene desde Valls (situado a unos 23km de Alcover).

Una vez estemos en el municipio, tan solo se debe encontrar un cartel de rutas. Una vez esté localizado, hay que tomar el camino de «La Mussara por la Font de la Llúdriga» y enseguida se llega a un cruce en el que baja un torrente de agua. A partir de aquí tomamos un camino mitad cimentado, mitad no.

En seguida nos toparemos con un cruce. Hay que tomar el camino a la izquierda, que lleva al río de la Horta, que hay que seguir. El trayecto lleva al excursionista a adentrarse en una zona llamada Les Tosques, donde ese encuentra una serie de balsas de agua.

Este recorrido nos permitirá llegar a la Font de la Llúdriga, en la que el agua fluye a ras del suelo. Especial mención requiere esta fuente, una de las 53 que existen en todo el municipio. Se trata de un abastecimiento ilimitado de agua a todo el pueblo de Capafonts, ya que no se tiene constancia de ningún secamiento.

Acto seguido, bajamos por el camino ancho para encontrarnos un cartel de rutas en el que se marca el camino hacia la Mussara, que cogeremos para llegar a la cueva.

El camino es muy estrecho y supone una subida de casi la mitad de un kilómetro de alto.

Más tarde se puede encontrar otro cruce del que hay que tomar la salida a mano izquierda, que lleva en línea recta hasta la Cova de les Gralles, tras atravesar una serie de piedras.

La cueva es accesible a través de una especie de puerta formada por dos grandes rocas. La entrada es algo estrecha y nos obliga a agacharnos, pero las vistas a la gruta merecen la pena.

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También