Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

La cueva del Llop Marí: en la gruta del monstruo

La cueva del Llop Marí se encuentra en la playa naturista del Torn de L'Hospitalet de l'Infant. Nadando o con una embarcación es posible acceder a ella. Su entrada se encuentra en una amplia boca abierta en el acantilado
Whatsapp
Tres jóvenes salen de la gruta subidos en una tabla de paddle surf. Foto: Cedida

Tres jóvenes salen de la gruta subidos en una tabla de paddle surf. Foto: Cedida

Neptuno, en la mitología romana dios de los mares, hizo una obra maravillosa con un caballito de mar. Transformó un pequeño pez en una bestia salida de la profundidad de las aguas que asustaba a los piratas del Coll de Balaguer. Cuenta la leyenda que tenía su refugio en la cueva de la playa del Torn de L’Hospitalet de l’Infant.

En un extremo de esta playa se encuentra el islote del Torn, donde se ven los restos de una torre de vigilancia de la época medieval. Antiguamente, este tramo de costa era conocido como las calas del Coll de Balaguer, un lugar escondido y aprovechado por los primeros naturistas hacia los años sesenta. Cerca, se halla la cueva del Llop Marí, uno de los últimos cobijos del animal marino, llamado así en el municipio y que, dicen, fue grabado por las cámaras de seguridad de la central nuclear, situada muy próxima a esta zona.

Por una amplia boca abierta en el acantilado y desde el mar se puede acceder a la sala de la cueva que tiene unos 17x24 metros de diámetro y 8,60 metros máximos de altura. Al fondo de esta sala se encuentra una pequeña playa que varía sus dimensiones en función del estado del mar. En este entorno más que paradisíaco se puede disfrutar de una galería lateral en zigzag de aproximadamente 18 metros de longitud con una amplitud de cuatro metros y una altitud de casi dos metros que va disminuyendo a medida que se avanza. Una chimenea da inicio a la galería y una espectacular columna la divide en un punto situado en medio de ella. En este maravilloso entorno todos los curiosos pueden observar unos interesantes procesos de litogénesis.

Nadando, o mejor aún, con una embarcación es posible acceder a la cueva, siempre y cuando el mar esté en calma. El lugar más adecuado para ponerse en el agua es una pequeña cala que se encuentra a 60 metros al norte de la entrada de la gruta.

Y es que, allí donde el mar y la montaña se imponen a partes iguales, en el espacio natural llamado Les Rojales y a pocos minutos del centro del municipio, existe la maravillosa playa naturista del Torn, el lugar que consigue hipnotizar a los visitantes por la perfecta combinación entre playa y entorno, y la cueva del animal que sufrió en sus escamas el poder del dios de los mares.

Todo aquel que quiera llegar al conjunto de este entorno natural deberá circular por la carretera N-340, entre la central nuclear de Vandellòs i l’Hospitalet de l’Infant y entre los kilómetros 1.125 y 1.126, hasta llegar justo delante de un desguace de vehículos donde encontrará el acceso a la carretera que da a la playa naturista del Torn y a la zona de aparcamiento.

A pesar de que este espacio es conocido desde tiempos inmemoriales, la cavidad del Llop Marí no se encuentra en ninguno de los catálogos aparecidos hasta la actualidad.

Misterio y magia se desenfundan en esta cueva que ofrece un espacio íntimo y privado para todos aquellos amantes de la naturaleza. Aguas adentro, las olas reflejadas en las rocas podrían seguir alimentando a días de hoy a la criatura marina que bautizó con su nombre esta increíble gruta.

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También