Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'No por pagar más el humor es mejor'

Entrevista a Javi Benítez 'Javichulo', monologuista cambrilense
Whatsapp
El monologuista cambrilense Javi Benítez, en el escenario de City Hall.  foto: Ana Gotz

El monologuista cambrilense Javi Benítez, en el escenario de City Hall. foto: Ana Gotz

-Le llamaban el simpático del grupo. Para ligar, chungo.

- Lo de ser simpático es contraproducente, siempre caes bien, pero el simpático es el que menos liga. Aunque te digo que antes era el simpático y ahora creo que soy más el chulo.

 

-¿El fútbol lo dejó por malo?

- Al principio me fue muy bien, pero cuando me hice mayor y me fue creciendo la barriguita y tirando la cervecita decidí dejarlo. La vez que mejor lo he pasado en el vestuario es cuando íbamos peor en la Liga. Llegamos a ir primeros y pelearnos entre nosotros. En cambio de últimos creábamos un ambiente genial. Era de los que hacía cachondeo en el grupo.

 

-Una terapia de risas puede ser mejor que cualquier medicina. ¿Está poco valorado el humor?

- Te tienes que preguntar antes de irte a dormir si ese día has reído. Si no has reído quiere decir que algo no funciona en tu vida. El humor debería valorarse más, sobre todo reírse de uno mismo.

 

- Una gran virtud.

- Mi maestro Albert Boira me enseñó que antes de reírte de los demás debes reírte de ti mismo. No puedes reírte de alguien sin haberte reído de ti.

 

- ¿Qué halago le ha marcado?

- No podría definirlo con una palabra. Una chica, por facebook, me comentó que pasaba por problemas personales graves hasta entrar en una depresión que la llevó a pensar en el suicidio. Me comentó que poco a poco se estaba recuperando y que mi actuación la ayudó muchísimo. Esas cosas te llegan.

 

- ¿Y la noche que el público no se ríe?

- Necesitas seguir la misma pausa, no tener prisa para llegar al siguiente gag, explicarlo todo bien. Tienes que estar muy calmado, aunque a veces sea complicado. Si piensas en ir al siguiente gag más rápido de la cuenta, te has pasado un trámite que hace que la gente se pierda. Al público le entra la confusión y tú te pones más nervioso.

 

- ¿Es de los sufre antes de cada actuación?

- El día que no tengas el cosquilleo ese dentro, malo. La vez que peor lo pasé fue cuando Toni Moog me invitó a actuar en el Capitol, en Blanca Navidad. Toni siempre dice que a sus invitados siempre los presenta él, no sus invitados a él. Minutos antes de que me presentara lo pasé tan mal que si me llega a decir que no salgo se lo hubiera agradecido. Eso sí, la sensación de alivio cuando sales al escenario y coges el micro es brutal.

 

- ¿Los tacos son vitales para hacer reír?

- No tiene nada que ver. Depende de cada estilo y también en cada situación o ambiente. Mi monólogo sí tiene tacos, pero a veces debes adaptarlo un poco. Un taco en un momento preciso puede hacer más gracia que 20 seguidos.

 

- ¿Cuando empezó todo?

- En el 2008 viendo a Txabi Franquesa, Juan Solo y Albert Boira. Cuando acabó le pedí una foto a Txabi y le comenté mi deseo. Me dijo que Boira daba cursos intensivos y que le pidiera información. Y así fue. Con Txabi he podido cumplir un sueño: compartir escenario con él.

 

- También lleva las programaciones de City Hall o el Pilée. ¿La clave del éxito?

- Creo que, sobre todo, la variedad. No buscar siempre un humor igual. Sí de varias zonas y de distintos estilos o cachés. No por pagar más el humor es mejor.

Temas

  • CONTRAPORTADA

Comentarios

Lea También