Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

Recuerdos curiosos

Cada año miles de turistas visitan las costas de la provincia de Tarragona y algunos se llevan souvenirs que, en general, suelen ser bastante grotescos

Mouad El Osri

Whatsapp

En verano mucha gente viaja a diferentes lugares que sean puntos de atracción al turismo. Y también, mucha gente para la vuelta a casa se lleva souvenirs consigo. Detalles  particulares de tiendas particulares. Elegí un municipio turístico, y así fue como me decidí por Salou. Estuve un mañana dando una vuelta por las tiendas para ver qué había en venta. A lo largo de mi paseo por las tiendas del municipio, me encontré con la cara y la cruz de este tipo de comercios.
Fui a la primera tienda, en la pequeña rambla de tiendas cerca de la calle Saragossa. Me hice pasar por turista para ver qué me ofrecía… Y los ‘souvenirs’ dejaban mucho que desear. Olvidémonos de las chapas con ‘Salou’ y dibujitos de playas o camisetas de la misma estética. Me quedé parado mirando una toalla que ponía ‘Costa Daurada’ y debajo ‘Barcelona’ con la figura de la Sagrada Familia. Se me acerca el vendedor, hablamos en inglés sobre precios y tipos de toallas. Creyendo que era turista, quiso aprovechar para vendérmela a toda costa. Sin apenas haberle dicho nada ya la estaba empaquetando y metiendo en bolsa. Tuve que hacerme el sordo e irme.

¿Por qué querrían los turistas un pasaporte de España de tienda?

A lo largo de mi ruta por Salou, vi todo tipo de productos que se vendían bajo la etiqueta de ‘souvenir’. En ese momento me hice la pregunta: ‘¿Hasta dónde algo puede ser souvenir?’. El problema de todo esto es que eran básicamente falsificaciones. Desde tazas en las que pone ‘Salou’ con el dibujo del ‘drac’ del Parc Güell de Barcelona, hasta altavoces de música con bluetooth de marca desconocida pero con el logo de Facebook. Aunque para mí lo más peculiar fue una cesta de excrementos de plástico. Sorprendido me acerqué al vendedor a hablar con él y le pregunté sobre ello, a lo que comentó: ‘Se vende, se vende. [Los] extranjeros compran de todo algunos días. No te podrías creer’. Pero bueno, personalmente no los culparía por comprar esto. Estaban en oferta: 2.95 euros.

Los comercios juegan con la excentricidad para captar nuevos clientes


Esta quizá era la parta ‘mala’ del comercio del souvenir, no obstante también hay tiendas con detalles de gran calidad. En la calle Carles Buigas una tienda de souvenirs realmente grande que vendían hasta katanas –sí, katanas- que quizá no tenía mucho que ver con el turismo de Salou. Aquí también caemos en la magnificación –buena- de los recuerdos de viaje para captar clientes. También variedad de toallas, camisetas, tazas y chapas para cualquiera que haya visitado el municipio un día cualquiera de verano.
Una mañana movida, sí. Si alguna vez tenéis la ocasión de pasaros por allí podréis echaros unas risas. Pero llevaros la lección de aquí para si alguna vez viajáis, podáis elegir con criterio vuestros souvenirs.

Temas

Comentarios

Lea También