Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

Top 60: Pas de l´Ase

El río Ebre entre montañas

Maria Noche

Whatsapp
fotos: J.r.

fotos: J.r.

fotos: J.r.

fotos: J.r.

fotos: J.r.

fotos: J.r.

fotos: J.r.

fotos: J.r.

¡Vota por tu lugar favorito del Camp de Tarragona y Terres de l’Ebre de nuestro Top 60!

El congosto del Pas de l’Ase es un espacio formado por unas paredes verticales donde el río Ebre se abre paso entre las montañas de la Picossa y de Tormo. Podemos acceder a él a través de antiguos caminos como el de Sirga o el de Mules, utilizados hace muchos años para el transporte de mercaderías a lo largo del curso del río.

El Pas de l’Ase es uno de los parajes más bellos de Catalunya, un pequeño desfiladero, de unos 4km de largo, originado por uno de los estribos del brazo interior de la cordillera Prelitoral Catalana, interrumpido por el Ebre, entre los términos de Móra d’Ebre y Ascó. Este paisaje es también un punto de separación entre los municipios del norte de la comarca de la Terra Alta, donde ha prosperado más la industria, y los del sur, donde predomina la economía agraria.

El río Ebre se abre paso entre montañas formando un entorno natural excepcional donde la naturaleza más salvaje muestra todo su esplendor, es por ello que el entorno del Pas de l’Ase fue declarado espacio de interés natural (EIN). A lo largo de su estrecho recorrido predomina el bosque de ribera, formado por alamedas y choperas, así como de tamarigales, mojado por las aguas que se abren paso entre las paredes verticales.

En este paisaje destacan diversas elevaciones como las de la Roca de Beanta, la sierra del Tormo y la Roca del Sol. En el margen derecho del río, dentro del término de Ascó, el paso está formado por la alineación de seis colinas en forma de sierra, denominadas Mugrons, de 2,5km. El conjunto del Pas de l’Ase define un marco territorial especialmente importante desde los puntos de vista histórico y paisajístico, con un rico potencial de vestigios arqueológicos conocidos.

Ruta señalizada

La distancia que separa Móra d’Ebre y el Pas de l’Ase crea una ruta en una sola dirección, por lo cual tienes la opción de ir y volver por el mismo itinerario, o también existe la posibilidad de coger el tren o el autobús al llegar al final para poder regresar a Móra d’Ebre. De todas formas, se puede realizar fácilmente entera porque el camino, que pasa todo el rato por el lado del Ebre, es plano.

En Móra d’Ebre iniciaremos el itinerario y empezaremos a andar dirección río arriba. Después de recorrer una parte de la ruta encontraremos un lugar donde hacer la primera parada, para descansar o comer algo, en unas rocas donde hay unas cuevas que sirven de refugio.

Al terminar seguiremos el camino, pasando por debajo de las rocas. Después de caminar un buen rato llegaremos a una bifurcación donde giraremos a la derecha, siempre dirigiéndonos por el lado del río. Pasaremos por delante de una casa y poco después nos encontraremos con la vía del tren, y al llegar a una segunda bifurcación nos desviaremos otra vez a la derecha para atravesar la vía por debajo, dejando atrás dos masías y observando, justo al otro lado del río, el pueblo de Garcia.

A continuación cruzaremos la GR 7-1, señalizada con marcas blancas y rojas, que por la derecha conduce a Garcia. Tenemos que seguir recto y, entre campos de olivos y viñas, pasar a la izquierda el apeadero de tren de Garcia.

A partir de aquí, el camino atraviesa un bosque. Pasaremos entre un acantilado y el río, ya casi entrando en el Pas de l’Ase. Continuaremos recto entre montañas y bosques de ribera, dejando atrás diversos túneles ferroviarios.

A continuación aparecerá una nueva bifurcación y giraremos a la derecha rodeando un campo abandonado. Al llegar al final del campo tomaremos un pequeño sendero que sube hasta llegar al lado de la vía. El trayecto coincide en algunos tramos con el viejo y empedrado camino de Mules, con muros y escaleras de piedra, que a través del Pas de l’Ase une Móra d’Ebre y Ascó.

Desde aquí toparemos con una preciosa panorámica del curso del Ebre, y ya habremos llegado al Pas de l’Ase.

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También