Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un paseo por la vida de Gaudí

Una ruta pretende mostrar la relación que unió al genial arquitecto con su ciudad natal, y hace un recorrido por algunos de los lugares que más significado tuvieron para él antes de partir, con dieciséis años, a Barcelona para estudiar la carrera de Arquitectura
Whatsapp
Un par de niños ´observan´ al Gaudí adolescente. Foto: Alfredo González

Un par de niños ´observan´ al Gaudí adolescente. Foto: Alfredo González

Cuando eres una ciudad pequeña–con tus encantos, eso sí –, tener algún personaje destacado en tu historia puede ayudar mucho a que los ‘ojos del mundo’ se fijen en que estás ahí, reparen en ti y eso repercuta en beneficios para la ciudad como puedan ser el reconocimiento, el turismo, etc.

Si, además, la persona en cuestión no es un simple ‘personaje destacado’ sino uno de los mayores genios en la historia de la arquitectura mundial, el impacto puede tener ya un valor incalculable. La ruta de la que hablaremos hoy se trata de un intento por acercar más una figura tan importante a la gente que ‘comparte ciudad’ con él.

Reus rinde un homenaje más –y más que deberían hacerse– a su hijo más destacado, Antoni Gaudí, con una ruta por algunos de los puntos más importantes para poder ‘entender’ al genio reusense. Si es que eso resultara posible.

El trayecto se divide entre los lugares donde Gaudí vivió o frecuentados per el genio durante los 16 años en que vivió en Reus –antes de marchar a Barcelona e iniciar sus estudios de Arquitectura– y el Gaudí Centre, lugar creado expresamente para poder introducirse, de una forma diferente y original, en la historia del arquitecto. Precisamente, este es el lugar desde el cual da inicio el trayecto –que se realiza de forma libre y gratuita–, y donde se hará entrega de un mapa turístico de la ciudad, además de la ‘Guia del Modernisme’. Para no perder ningún detalle, los edificios a visitar poseen placas en que puede leerse información sobre los mismos y el motivo por el cual son tan importantes con respecto a Gaudí y su historia.

 

Paradas del itinerario

La primera de las paradas que ofrece el itinerario es el nombrado Gaudí Centre, situado en la plaza del Mercadal. Se trata de un nuevo espacio creado en el centro histórico de la ciudad y que aporta una visión didáctica de la arquitectura del artista. En él podremos encontrar diferentes tipos de recursos como pueden ser maquetas interactivas, vídeos u objetos personales.

La siguiente parada en la ruta es la de su casa natal y la escultura dedicada a su persona que se encuentran en la calle de Sant Vicenç, número 4. En este lugar, donde nació el 25 de junio de 1852, vivieron sus padres, Francesc Gaudí i Serra y Antònia Cornet Bertran. Como en el resto de puntos visitables, encontraremos la respectiva placa informativa –ésta con unas dimensiones considerables–. Además del hogar de Gaudí y sus padres, en el edificio se encontraba también la caldedería de su abuelo. El arquitecto explicaba que ésta había sido de gran importancia para él, ya que tanto el lugar como el oficio en si, le ayudó a formar la interpretación espacial que tan importante sería para él en su oficio. Para encontrar la escultura, deberemos desplazarnos hasta el cruce formado por las calles de Santa Anna y Amargura. La escultura, llamada ‘Gaudí nen’, es obra de Artur Aldomà y fue creada en el año 2002. Está hecha de bronce y mide 1,10 metros.

La Prioral de Sant Pere es el siguiente punto en el que debemos parar de forma obligatoria. Situada en la plaza del mismo nombre, este es el lugar en que Gaudí fue bautizado el 10 de septiembre de 1853, un día después de su nacimiento, y de la cual utilizó el campanario como referencia a la hora de construir la escalera interior de acceso a los campanarios de la Sagrada Família.

 

Sus estudios en el instituto

Si continuamos nuestro trayecto llegaremos hasta el Institut Salvador Vilaseca, en la calle Misericòrdia. Cinco fueron los cursos que Gaudí realizó en estas instalaciones, construidas a finales del siglo XV, con una restauración en el XVIII.

Llegamos al Santuario de Misericòrdia, y con ello, al fin del trayecto. Este es quizá uno de los lugares de la ciudad que más importancia tenía para el genio dada la devoción que profesaba a la Virgen de Misericordia, patrona de su ciudad. De hecho, participó en varias de las peregrinaciones que se realizaban al santuario. Entre ellas destaca la que se produjo en el año 1900, en que diseñó el estandarte que cargaron los reusenses que vivían en Barcelona. Por desgracia, el ejemplar ardió en llamas en la Guerra Civil, en el año 1936.

Las muestras de respeto y gratitud hacia un artista de tamaño calibre no es que no estén de más, sino que son necesarias y de justicia.

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También