Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Adif rechaza la supresión de vías en la estación de Tarragona

El Ayuntamiento dice que técnicamente es posible y no quiere renunciar a la habilitación de un espacio para aparcar
Whatsapp
El Ayuntamiento de Tarragona solicitaba como mínimo eliminar una de las vías. Foto:  DT

El Ayuntamiento de Tarragona solicitaba como mínimo eliminar una de las vías. Foto: DT

El ente público Adif no quiere adelgazar el cinturón ferroviario que separa la estación de trenes de Tarragona y la playa del Miracle. Según ha podido saber el Diari y ha confirmado el Ayuntamiento, el organismo gestor afirma que «técnicamente» no es posible eliminar ninguna de las plataformas existentes.

Un punto de vista que no comparte la administración local. La eliminación de como mínimo una de las ocho vías –que quedan enfrente del edificio de la estación– forma parte de las condiciones sine qua non del Ayuntamiento para dar luz verde a la instalación del tercer carril. «No tan solo decimos que técnicamente es posible sino que además es indispensable», argumenta el concejal de Territori, Carles Castillo.

Durante las últimas semanas, ambas partes habían intentado limando sus diferencias sobre este aspecto. La administración local defiende esta posibilidad como una forma de ganar un espacio en el que poder habilitarse una zona de estacionamiento para los usuarios de la estación. Pero es que, además, el proyecto de construcción de la futura pasarela desde la Baixada del Toro al Miracle contempla la reducción de la llamada «playa de vías». Incluso uno de los ascensores se asienta sobre el espacio que en teoría debía liberarse a partir de esta operación.

 

El tercer carril, en la 16

Por su parte, Adif tiene previsto instalar el tercer carril sobre la vía número 16. Ésta es la práctica habitual ya que es la que queda más alejada de la estación y, por tanto, ofrece más espacio para que los convoyes se aparten.

«Nos vienen a decir que lo que puede reducirse son unos setenta centímetros. Esto no nos da ni para un parking de bicicletas», apunta el edil socialista.

 

Adaptar la plataforma

No está previsto que de cara a los próximos días el Ayuntamiento de Tarragona mueva ficha. A cinco días de las elecciones municipales y cuando ya se sabe que habrá cambios en la cartera de Territori, la polémica con Adif surge en el peor momento. Pese a ello, Carles Castillo defendió que es necesario fijar una fecha para una reunión con la Autoritat Portuària. «Yo les propondré romper relaciones con Adif. No se han esforzado nada en encontrar una solución que nos permita llegar a un punto de entendimiento», lamentaba Castillo.

Ayuntamiento y Port deberán hablar también sobre los cambios que será necesario introducir en el proyecto de la futura pasarela. Pese a ello, el edil aseguró que ésta seguirá adelante. «Es fácilmente adaptable a la nueva situación», dijo el edil mientras añadía que «pese a ello, la ciudad de Tarragona no puede dar luz verde a la obra».

 

Se licitará en dos meses

De hecho, si se cumplen los plazos que en su momento dio el Port de Tarragona en julio deberían licitarse las obras de este paso elevado que facilitará el acceso a la playa del Miracle desde el centro de la ciudad.

El proyecto que se presentó representaba un vial de 410 metros de longitud, 310 de los cuales de pasarela elevada. Unas dimensiones que ahora previsiblemente deberán ampliarse para hacer frente a este traspié.

Con una inversión de un millón de euros, la ejecución de este proyecto es la aportación del Port de Tarragona a la ciudad para la instalación del tercer carril. Sin embargo, las obras para dotar la línea de costa de ancho mixto hace más de un año y medió que deberían haber empezado y Fomento no ha dado ni un nuevo calendario ni ha firmado el protocolo con el Ayuntamiento.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También