Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Angela Merkel se aferra a su política migratoria pese al fracaso electoral

La canciller está dispuesta a mantener el rumbo mientras busca una solución para la llegada de inmigrantes. Los democristianos pasan a la ofensiva contra la ultraderecha alemana

EFE

Whatsapp
Angela Merkel, en la conferencia de la Coalición Interparlamentaria para Combatir el Antisemitismo. Foto: EFE

Angela Merkel, en la conferencia de la Coalición Interparlamentaria para Combatir el Antisemitismo. Foto: EFE

La canciller de Alemania, Angela Merkel, está decidida a mantener su rumbo en la crisis migratoria en busca de una «solución duradera» para reducir la llegada de refugiados, pese al «duro día» vivido el domingo por sus filas en unos comicios regionales marcados por el avance del populismo derechista.

«Hemos avanzado en la búsqueda de soluciones, pero no tenemos aún una solución duradera», admitió en su primera comparecencia ante los medios tras los comicios regionales del domingo, donde su gran coalición entre conservadores y socialdemócratas sufrió una fuerte caída de votos.

El cierre de fronteras en la llamada ruta de los Balcanes ha derivado en una «clara reducción» en la llegada de refugiados, tanto a Alemania como a Grecia, dijo la canciller y líder de la Unión Cristianodemócrata (CDU). Señaló, sin embargo, que esa situación no puede entenderse como una solución «duradera», ya que «el objetivo de los 28 es restablecer Schengen», lo que no significa que Macedonia mantenga ese cierre con Grecia, sino que Grecia «asegure las fronteras exteriores». «Estoy firmemente convencida de que se precisa una solución europea, pero esta solución precisa tiempo», añadió Merkel, custodiada por sus líderes de los estados federados en Sajonia-Anhalt, Baden-Württemberg y Renania Palatinado, representantes ayer de tres versiones distintas del «duro día» que vivió su partido el domingo.

Los resultados de esas regionales suponen un terremoto político para el país, con la populista ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD) convertida en tercera o incluso segunda fuerza y las formaciones hasta ahora establecidas incapacitadas para mantener las coaliciones con las que gobernaron.

El único de los tres líderes de la CDU que logró su objetivo, mantener a su formación como primera fuerza, fue Reiner Haseloff, de Sajonia-Anhalt, pero a cambio ese «Land» dio a la AfD el mayor éxito electoral, al otorgarle el 24 % de los votos.

La CDU de Haseloff obtuvo un 29,8 % -una pérdida moderada de 2,7 puntos-, pero no podrá reeditar su gran coalición con el Partido Socialdemócrata (SPD), que perdió cerca de once puntos para quedar en 10,6 %.

Temas

  • INTERNACIONAL

Comentarios

Lea También