Más de Noticias

Anuncian la existencia del séptimo continente

Whatsapp
Anuncian la existencia del séptimo continente

Anuncian la existencia del séptimo continente

La comunidad científica podría volver a reescribir la geografía de la Tierra. Los últimos estudios certifican que a los seis continentes que ya se conocían habría que sumar otro, que se encontraría prácticamente hundido bajo el oceáno, del que solo se conoce su parte ser más alta, Nueva Zelanda. Zelandia, que así se llama el continente, se sumaría de esta manera a los seis que venían estudiándose en la escuela: América, Europa, Asia, Oceanía, Africa y la Antártida.

Los investigadores de la Geological Society of America’s Journal explican que Zelandia tiene una superficie de cinco millones de kilómetros cuadrados, lo que representa casi las dos terceras partes de su vecina Australia. Sin embargo, el 94% de su superficie se sitúa bajo el agua.

Los expertos, que pertenecen en su mayoría al centro nacional de investigación científica de Nueva Zelanda, afirman que Zelandia formó parte del supercontinente Gondwana, ahora desaparecido, del que se escindió hace 100 millones de años.

Zelandia, de forma alargada, estaría situado en posición de norte-sur, al este de Australia. De su superficie solo afloran en la actualidad islas como Nueva Zelanda, Nueva Zelanda del Sur, Nueva Caledonia y un puñado de islotes, que en realidad sería sus alturas más destacadas.

Según la BBC, para que Zelandia sea considerado como un continente tiene que cumplir cuatro requisitos. El primero es que se eleve desde el océano. El segundo es que en su territorio haya tres tipos de rocas: ígneas, metamórficas y sedimentarias. El tercero es que el terreno presente una corteza más gruesa y menos densa en comparación con el suelo del oceano que le rodea. Y la cuarta condición, en la que trabajan los investigadores, es que tenga unos límites bien definidos y un tamaño lo suficiente grande como para que no sea considerado un microcontinente.

Temas

  • PANORAMA

Comentarios

Lea También