Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cadena perpetua para una enfermera que mató a ocho ancianos

Elizabeth Wettlaufer se dirigió a las familias de las víctimas para decir que lamentaba sus acciones y el daño que les había causado

Diari de Tarragona

Whatsapp

Elizabeth Wettlaufer, una enfermera canadiense que admitió haber matado a ocho ancianos que estaban a su cuidado, fue condenada hoy a ocho cadenas perpetuas consecutivas por un tribunal.

Wettlaufer también fue condenada a 10 años de prisión por cada uno de los cuatro intentos de asesinato y siete años de prisión por cada uno de los dos casos de asalto con agravantes que confesó.

De acuerdo con las leyes canadienses, Wettlaufer, de 50 años, no podría solicitar la libertad provisional durante 25 años.

El juez del Tribunal Superior de Ontario Bruce Thomas dijo hoy al emitir su sentencia en la localidad de Woodstock, unos 150 kilómetros al suroeste de Toronto, que Wettlaufer fue "la sombra de la muerte pasando sobre ellos (las víctimas) en el turno de noche que supervisaba".

A principios de junio, Wettlaufer se declaró culpable de causar la muerte de ocho ancianos, de entre 75 y 96 años de edad, inyectándoles dosis mortales de insulina

A principios de junio, Wettlaufer se declaró culpable de causar la muerte de ocho ancianos, de entre 75 y 96 años de edad, inyectándoles dosis mortales de insulina.

Los asesinatos fueron cometidos entre 2007 y 2014 en tres residencias de ancianos y un domicilio privado en los que trabajó.

Wettlaufer fue detenida en octubre de 2016 tras confesar sus crímenes al personal de un hospital psiquiátrico de Toronto, donde estuvo ingresada para ser tratada de depresión.

El personal del hospital advirtió a la Policía de la confesión de la enfermera, quien fue detenida poco después.

Antes de que el juez Thomas leyese las condenas, Wettlaufer se dirigió a las familias de las víctimas para decir que lamentaba sus acciones y el daño que les había causado.

Un total de 19 familiares de las víctimas también leyeron declaraciones en el tribunal para expresar sus sentimientos.

El Gobierno de la provincia de Ontario, donde Wettlaufer cometió sus crímenes, anunció hoy la creación de una comisión de investigación pública para "asegurar que este tipo de tragedia no se repita nunca". 

Temas

Comentarios

Lea También