Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cambio en el perfil del paciente con Covid-19, más mujeres que hombres

Durante el mes de abril, más de la mitad de los enfermos confirmados con una PCR fueron mujeres

DANIEL ROLDÁN

Whatsapp
Una pareja pasea con mascarillas para protegerse de la Covid-19. FOTO: EFE

Una pareja pasea con mascarillas para protegerse de la Covid-19. FOTO: EFE

La lucha contra el coronavirus SARS-CoV-2 ha movilizado a laboratorios, científicos e instituciones de todo el mundo. Grandes fortunas han realizado considerables donaciones para impulsar las investigaciones que den con la deseada vacuna que acabe con la primera pandemia del siglo XXI; otros han colaborado aportando su poder de influencia y sus redes de logística para traer el deseado material para el personal sanitario que se bate el cobre las 24 horas, todos los días de la semana, con el objetivo de parar los estragos de la pandemia provocada por un virus muy joven. Se alertó de su existencia en los últimos días del año pasado, aunque su aparición data de comienzos del mes de diciembre. El mundo comenzó a conocer del virus a ciencia cierta hace tan solo cinco meses. «Y sabemos muchas cosas. Se han hecho avances espectaculares para saber sus secretos, su composición», destaca la presidenta de la Sociedad Española de Inmunología, Africa González.

El impacto del coronavirus ofrece sorpresas, que pueden ser más eventuales o permanentes. La Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Renave) ha ido publicando con cierta periodicidad -al menos un par de informes semanales- los datos de contagio desde finales de febrero. Entonces, hace ya dos meses, sus informes apenas ocupaban cinco páginas. Ahora son quince y con multitud de variables para poder estudiar cómo se comporta el virus. En el primer informe accesible solo se analizaron 18 de los 32 casos; el pasado jueves, 30 de abril, ya se habían analizado 203.715 casos. Hace sesenta días, ocho de cada diez pacientes eran hombres y los síntomas más frecuentes eran fiebre, disnea -dificultad para respirar- y tos seca. Estos síntomas se mantienen, pero cuatro de cada diez pacientes también presentan problemas digestivos. Y el paciente que predomina ya no es un hombre. Ha cambiado de sexo. Ahora, el 55,5% de los casos diagnosticados son mujeres.

Este cambio comenzó a verse en el informe sobre la situación de la Covid-19 del 3 de abril y se ha mantenido durante todo el pasado mes. «Una hipótesis de esta situación es la mayor exposición de las mujeres al SARS-CoV-2 en relación a las tareas de cuidados, tanto formales como informales», explica Elisa Chilet, coordinadora del grupo de trabajo de Género de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE). «Debemos tener en cuenta que el impacto de la Covid-19 en el personal sanitario ha sido elevado debido a la falta de materiales de protección y condiciones de trabajo», añade. En el último estudio de Renave, la tasa de profesionales sanitarios contagiados era del 21%. Y el 75% de ellos eran mujeres.La portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc), la doctora Esther Calbo, incide en que hay que tener en cuenta que se trata de pacientes que han sido sometidos a una prueba PCR. «Probablemente lo que estamos viendo ahora es un sesgo causado por la intervención realizada para mejorar el diagnóstico entre los ancianos ya que se ha realizado una búsqueda activa de estos casos, algunos de ellos asintomáticos, en las residencias en las últimas semanas lo que puede haber modificado el porcentaje de afectación», indica esta experta. «Las tareas de cuidados de personas dependientes y enfermas recaen en mayor medida en las mujeres», añade la doctora Chilet..

Dolor de garganta

Los síntomas clásicos -tos, fiebre y disnea- aparecen con más frecuencia entre los enfermos varones; mientras que el dolor de garganta, que no solía aparecer en anteriores informes, y la clínica digestiva son «significativamente» más frecuentes en mujeres. Casi la mitad de los casos notificados al Sistema de Vigilancia en España (SiViEs) -la plataforma donde se vuelcan los datos de la pandemia- han sido hospitalizados. Un 55,2% han desarrollado neumonía, también con una mayor prevalencia masculina. Ellos también presentan más enfermedades de base y un mayor porcentaje de hospitalización, admisión en UCI o ventilación mecánica: del 7,2% de los pacientes que la necesita, los varones duplican a las mujeres.

En cuanto a las personas que tienen que ser trasladadas a cuidados intensivos (un 5,7%), el informe de Renave destaca que son más jóvenes que los que no necesitan estar en la UCI (65 años por 70 años). También indica que de cada diez pacientes, siete son hombres. Por otra parte, el 86% de las personas que lamentablemente fallecen por esta enfermedad tienen más de 70 años, con una edad mediana de 83 años, siendo también en esta estadística ellos (58%) más que ellas (42%). El 95% de este colectivo presentaba algún tipo de enfermedad de base y seis de cada diez presentaba una enfermedad cardiovascular.

Temas

Comentarios

Lea También