Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ciudadanos y PP ‘resucitan’ a ETA para intentar arañar votos

Rivera, a los abertzales: «Os pensáis que son ‘gudaris’, pero no os engañéis, son asesinos». Casado compara el número de asistentes a un mitin con la cifra de asesinados por la banda

Diari de Tarragona

Whatsapp
Rivera dio un mitin ayer en una plaza de Rentería. Los edificios amanecieron con grandes lazos amarillos colgados de las fachadas. FOTO: efe

Rivera dio un mitin ayer en una plaza de Rentería. Los edificios amanecieron con grandes lazos amarillos colgados de las fachadas. FOTO: efe

Ciudadanos, PP y Vox volvieron ayer a utilizar el fantasma del terrorismo y la extinta ETA para intentar arrancar votos, en especial entre sus partidarios.

Albert Rivera, aseguró en Rentería que si es presidente modificará la Ley de Víctimas para sancionar a las personas o ayuntamientos que «amparen homenajes a terroristas». El líder de Ciudadanos señaló que con esta medida pretende impedir actos como el reciente recibimiento en esa localidad al preso Kepa Etxebarria, quien intentó asesinar a un funcionario de Martutene. «Os pensáis que son ‘gudaris’, pero no os engañéis, son asesinos», espetó el dirigente liberal a los cientos de simpatizantes de la izquierda abertzale que rodeaban la plaza de los Fueros, donde se desarrolló un mitin cargado de tensión.

Que el acto iba a ser movido se veía a primera vista. Los edificios que rodean la plaza amanecieron con grandes lazos amarillos colgados de la fachadas. Un amplio operativo policial mantuvo a distancia a los radicales que no dejaron de insultar a los asistentes al mitin, al tiempo que desde algunos balcones se golpeaban cacerolas y cencerros.

Además de la citada modificación de la Ley de Víctimas, Rivera impulsará un cambio en la legislación electoral «para que los 200.000 vascos que tuvieron que irse de Euskadi por el terrorismo puedan votar aquí». A su vez, propondrá una medida «que no gustará ni al PNV ni a Bildu. Exigiremos un mínimo del 3% de los votos para tener representación en el Congreso, porque no puede ser que un 5% de españoles que quieren cargarse el país condicionen al 95% que nos queremos dar la mano».

Rivera se felicitó de que ETA haya sido «derrotada, pero ahora tenemos otro problema: el nacionalismo, el cáncer de Europa y de España».  En el mitin también participó Maite Pagazaurtundua, candidata a las europeas, quien se encaró con quienes les insultaban y les espetó: «No sois antifascistas, sois matones abertzales».

Tras finalizar el mitin se vivieron los momentos de mayor tensión. Los asistentes tuvieron que esperar dentro del recinto vallado de la plaza hasta que la Ertzaintza estableció un pasillo de seguridad y realizara cargas para despejar la calle. El centenar de simpatizantes de Ciudadanos realizó el recorrido hasta los autobuses que los habían llevado a Rentería entre gritos de «fascistas» y «asesinos».       

Pablo Casado se comprometió ayer a crear un Ministerio de Familia, en caso de poder gobernar tras las elecciones del 28 de abril. En un mitin en Santiago de Compostela, azuzó el miedo a la influencia de Bildu en un Gobierno del PSOE. «Se dice pronto dijo a los asistentes al mitin-, aquí estamos sentadas más de mil personas, pues ETA ha matado a 800. ¿Os imagináis ahora que prácticamente todos los que estáis aquí sentados sois tantas personas como las víctimas de los criminales de ETA? Pues bien, esos etarras, esos herederos de Batasuna son los que ahora dicen que ha merecido la pena, que nunca habían mandado tanto en España».

El candidato de Vox a la Presidencia del Gobierno, Santiago Abascal, acusó al PP de «traidor a la patria» y de «arrodillarse ante Otegi» y advirtió que el 28 de abril «está en juego echar a Sánchez», del que dijo que se ha convertido «en enemigo de media España». «El 28 de abril nos jugamos cosas muy importantes, nos jugamos la existencia de España». El dirigente ultra defendió que es «de sentido común y no insolidaridad» regular la inmigración. «Es puro sentido común, no es odio a los de fuera, es amor a los de dentro», apuntó.

Temas

Comentarios

Lea También