Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Condenado el expresidente de Andalucía a 6 años de cárcel por malversación

José Antonio Griñán también ha sido condenado a 15 años de inhabilitación por otro delito de prevaricación

EFE

Whatsapp
El expresidente José Antonio Griñán, a su llegada a la Audiencia de Sevilla. Foto: EFE

El expresidente José Antonio Griñán, a su llegada a la Audiencia de Sevilla. Foto: EFE

El presidente andaluz, Juanma Moreno, ha expresado la "vergüenza" que supone para la Junta las condenas a ex altos cargos socialistas, en "un día triste para Andalucía", pero ha asegurado que la comunidad ya "se ha despojado de los lastres del pasado" y ya ha acabado con "los tiempos de la corrupción".

El jefe del Ejecutivo andaluz se ha pronunciado así en una declaración institucional que ha leído en el Palacio de San Telmo, sede de la Presidencia de la Junta, tras hacerse pública la sentencia que condena por los ERE a casi una veintena de ex altos cargos socialistas, entre ellos los expresidentes José Antonio Griñán, con seis años de cárcel, y Manuel Chaves, con nueve años de inhabilitación.

"Garantizo que los tiempos de la corrupción, de la malversación, del despilfarro, del clientelismo, del descaro y de la desvergüenza se han acabado en la Junta de Andalucía", ha dicho Moreno.

Ha defendido que el "buen nombre" de Andalucía va a quedar "por encima "de estos escándalos del pasado, tristemente traídos hoy al presente" y ha hecho un llamamiento a los andaluces para que apoyen al Ejecutivo actual y "superen lo peor de un pasado que ya es definitiva y absolutamente historia".

Ha considerado que la sentencia supone "un gran paso adelante de la Justicia, tardío pero cierto", aunque ha lamentado que es "un paso atrás en la imagen de la política, de los políticos y de la gestión pública".

"Es un hecho que nos avergüenza. Es un día triste para Andalucía", ha manifestado el presidente andaluz, quien cree que "por fortuna" la realidad actual de la comunidad "no guarda ya ninguna relación con estos acontecimientos".

Moreno ha resaltado que "los tiempos son otros" y también "las maneras, las prioridades y las personas", aunque ha insistido en "la vergüenza" que supone para la institución que él preside.

Ha reclamado que se asuma el compromiso "por parte de todos" para que "ni Andalucía ni España" se permitan "otro ataque al corazón de la política" ni otra "afrenta" como esta.

La Junta "no hará otra cosa que trabajar por todos los andaluces, por su prosperidad, en su beneficio", ha asegurado Moreno repitiendo la promesa que hizo en su investidura, algo que reafirma "ante unas circunstancias tan tristes y deleznables".

Ha defendido que las formaciones políticas deben ser "escrupulosamente honradas y limpias", alejadas de "cualquier mancha en su hoja de servicio" a través de un proceso "riguroso y sincero" de regeneración.

A la vez, las instituciones de poder deben ser "especialmente pulcras" y ceñirse a trabajar únicamente en beneficio de la sociedad, ya que todo lo que no sea eso puede conllevar "gravísimos delitos", además de una "deslealtad" al pueblo. 

Temas

Comentarios

Lea También