Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Corea del Norte acusa a la CIA de querer asesinar a Kim-Jong-un

El Ministerio de Seguridad Estatal dice que el plan trazado, junto a Corea del Sur, contemplaba el uso de sustancias químicas

EFE

Whatsapp
El líder norcoreano Kim-Jong-un saluda desde un balcón durante la festividad del Día del Sol. Foto: EFE

El líder norcoreano Kim-Jong-un saluda desde un balcón durante la festividad del Día del Sol. Foto: EFE

Corea del Norte acusó ayer a la CIA de trazar, junto a los servicios de inteligencia surcoreanos, un plan para matar a su líder, Kim Jong-un, con sustancias químicas durante las celebraciones del pasado abril en el país asiático.

El Ministerio de Seguridad Estatal aseguró que habían detectado a un grupo infiltrado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y el Servicio Nacional de Inteligencia de Seúl para realizar «preparativos encubiertos y meticulosos» para atentar contra su líder «mediante el uso de sustancias químicas».

En un comunicado, recogido por la agencia oficial de noticias norcoreana KCNA, el Ministerio afirma que la CIA y los servicios de inteligencia surcoreanos «sobornaron» en 2014 a un norcoreano apellidado Kim que trabajaba en un complejo industrial en el territorio ruso de Jabárovsk para que cometiera un «atentado terrorista» contra el líder supremo del país.

El objetivo era asesinar Kim durante los actos en abril en el Palacio del Sol de Kumsusan (donde están embalsamados su abuelo y su padre, Kim Il-sung y Kim Jong-il, respectivamente) y en el desfile militar. «Le dijeron que el asesinato con sustancias químicas, incluidas sustancias radiactivas y nanovenenos, era el mejor método, que no requiere acceso al objetivo», con resultados tras seis o doce meses, se indica en el texto.

Los servicios de inteligencia de Seúl asumieron el coste de los suministros y fondos necesarios para la operación y el hombre recibió dos pagos de 20.000 dólares, así como un transmisor-receptor de satélite. Durante 2016, cuando el hombre residía en Pyongyang, se le facilitaron instrucciones para tener acceso a los lugar de las celebraciones y se le dieron 200.000 dólares para establecer un centro de enlace en el extranjero con el fin de introducir los equipos necesarios. En respuesta, Corea del Norte amenazó con lanzar un «ataque antiterrorista» contra las agencias de inteligencia de ambos países por la conspiración. «Vamos a rastrear y destruir sin piedad hasta el último terrorista de la CIA» y la inteligencia de Seúl, según KCNA.

Temas

  • INTERNACIONAL

Comentarios

Lea También