Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Detenido un hombre por eyacular sobre la mano izquierda de un policía

El exhibicionista se masturbaba delante de un local de copas de Madrid

Redacción

Whatsapp
Los hechos sucedieron en un local de copas de la calle De la Cruz de Madrid.

Los hechos sucedieron en un local de copas de la calle De la Cruz de Madrid.

Un hombre fue detenido en Madrid la semana pasada después de eyacular sobre la mano izquierda de un agente de policía, según publica el diario El Mundo y recoge la prensa digital española. El acusado, de 31 años, se estaba masturbando delante de un local de copas de la calle De la Cruz de Madrid y la policía se dirigió hasta el lugar alrededor de las 6 de la madrugada tras ser alertada por los clientes. 

Los policías le pidieron en varias ocasiones que cesara su actividad pero el exhibicionista seguía tocándose su órgano sexual con la mano izquierda mientras sujetaba su teléfono con la derecha. Como explica el rotativo madrileño y según la versión policial, el detenido, con una mirada lasciva, se dirigió a los agentes diciendo con voz melosa: «Oh sí mi amor. Oh sí mi amor. Muy malo, gallego». A continuación, aumentó la cadencia de sus movimientos, según la Policía, hasta que eyaculó sobre la mano izquierda del agente.

El atestado policial señala en concreto: «Un líquido de color blanquecino sale de su órgano genital en la dirección del policía antes mencionado, cayendo al suelo y sobre la mano izquierda de este hombre». La Policía siguió pidiéndole que guardase su órgano sexual pero sin embargo, siguió sin atender las indicaciones del agente diciéndole: «No mi amor, primero mírame mi amor», mientras con su mano izquierda, la misma con la que se masturbaba, "trataba de tocar el rostro de uno de los policías". En ese momento el hombre salió huyendo, pero tropezó a los pocos metros y cayó al suelo. Fue arrestado por los agentes, llegando a arremeter contra ellos con las piernas y los brazos. Durante su posterior estancia en el calabozo el apresado dijo a un agente: «Muchas gracias mi amor, me salvasteis la vida. Perdón por hacerme caca, es de la emoción», según se refleja en las diligencias policiales.

Temas

  • NACIONAL

Comentarios

Lea También