Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

E.On solicita el cierre de la central de ciclo combinado de Tarragona

Con una potencia de casi 440 MW, la instalación que emplea alrededor de 40 personas, lleva parada dos años
Whatsapp
La planta, en unos terrenos junto a IQA  La Seda, se puso en funcionamiento en agosto de 2003.  Foto: Lluís Milián

La planta, en unos terrenos junto a IQA La Seda, se puso en funcionamiento en agosto de 2003. Foto: Lluís Milián

La multinacional alemana E.On ha solicitado el cierre de su central de ciclo combinado en Tarragona. Así lo ha confirmado la compañía, que asegura que a principios de este mes de marzo dirigió esta petición a la Direcció General d’Energia, Mines i Seguretat Industrial, dependiente de la conselleria de Empresa i Ocupació.

La solicitud está ahora en manos de Red Eléctrica de España (REE) que estudiará esta petición, para ver las consecuencias que podría tener sobre la red de suministro. Un camino que previsiblemente será un simple trámite ya que la instalación, de 363 MW de potencia, lleva dos años parada.

Sin embargo, E.On afirma que la decisión del cierre permanente «no está tomada» y que, de momento, «solo se ha realizado la petición». La empresa se ampara en que puede pasar «hasta un año», antes de conocerse la resolución, y que quiere estudiar todas las opciones viables. Y es que son muchos los organismos que deberán pronunciarse. Además de la administración autonómica y de REE, el trámite tendrá que pasar, como mínimo por la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) y, finalmente, el Ministerio de Industria.

A partir de ahí E.On pondrá encima de la mesa la posibilidad de hibernación o cierre definitivo. La empresa alega que la decisión está enmarcada dentro de la compleja situación de los ciclos combinados en el mercado eléctrico. Con una cada vez mayor aportación de las energías renovables al sistema, los ciclos combinados se han visto relegados. «El caso de Tarragona no es una excepción ya que lleva varios años muy por debajo de sus capacidades de producción y, sobre todo, de eficiencia de costes», argumenta la empresa.

De hecho, el balance energético de 2014, que elabora REE constata que los ciclos combinados solo representaron el 8,5% de la cobertura de la demanda.

Con una plantilla de alrededor de cuarenta personas, esta instalación se encuentra en unos terrenos junto a la planta de IQA- La Seda. Construida por Endesa, ésta fue la primera central de estas características que se ponía en funcionamiento en la demarcación de Tarragona.

La planta, que se inauguró en agosto de 2003, supuso una inversión de 200 millones de euros. Además la instalación suministraba vapor a algunas de las principales compañías del polígono petroquímico.

Más adelante la instalación pasó a manos deE.On, que gestiona otras dos plantas de estas características en España. La empresa afirma que de momento solo ha solicitado el cierre para el centro tarraconense, manteniendo de esta forma la actividad en Escatrón y la Bahía de Algeciras.

De hecho, ya en febrero del año pasado la empresa eléctrica aseguró a este rotativo que estudiaría esta posibilidad tan buen punto el Ministerio de Industria diera a conocer la normativa para la hibernación. Lo que no ha trascendido es si dado el caso estas empresas deberán ser indemnizadas.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También