Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Govern corta la financiación a las aceleradoras territoriales

Las aceleradoras de empresas de Reus, Girona, Lleida, Vic, Mataró y Castelldefels dejan de recibir fondos el 31 de diciembre

Rafael Servent

Whatsapp
Zona de oficinas de Tecnoredessa, donde está alojada la aceleradora Catalunya Sud, y que el próximo 31 de diciembre dejará de tener fondos. FOTO: DT

Zona de oficinas de Tecnoredessa, donde está alojada la aceleradora Catalunya Sud, y que el próximo 31 de diciembre dejará de tener fondos. FOTO: DT

En un mes, el sur de Catalunya perderá el apoyo financiero de la Generalitat en la única aceleradora de empresas que tiene, y que en sus tres ejercicios de funcionamiento ha ayudado a impulsar una cuarentena de startups. Se trata de la aceleradora Catalunya Sud, ubicada en Tecnoredessa, en Reus, y dependiente de ACCIÓ.

Junto a la aceleradora Catalunya Sud dejan también de recibir financiación el resto de aceleradoras territoriales que integran la red de aceleradoras de Startup Catalonia (Girona, Lleida, Vic, Mataró y Castelldefels), a las que debe añadirse la aceleradora de iniciativa privada Esade Creapolis, en Sant Cugat del Vallès.

Técnicamente, se trata de una «no renovación» para 2017 del hasta ahora exitoso Pla Embarca, que desaparece para dar paso al nuevo Pla Esprint, en una reorientación estratégica donde la nueva Barcelona & Catalonia Startup Hub –que se presenta hoy en sociedad en Barcelona–, «funcionará como un nuevo punto de conexión de todos los agentes del ecosistema startup y permitirá, además, orientar de manera más efectiva las políticas de apoyo a su crecimiento, englobadas actualmente en el programa Startup Catalonia de ACCIÓ», según relataba el pasado lunes la nota de prensa con su presentación.


Escenario de cierre
A la práctica, esta reorientación corta el grifo de recursos financieros a toda la red territorial de aceleradoras empresariales que ACCIÓ puso en marcha entre 2013 y 2014, y abre el escenario de su cierre por falta de financiación. Preguntada ayer por Diari de Tarragona, Mariona Sanz, directora de Innovació de ACCIÓ y coordinadora del programa Startup Catalonia, rechazó que ese escenario vaya a darse: «No se trata de suprimir nada. Lo que vamos a hacer es emitir una orden competitiva de apoyo a todas las iniciativas, implicando a todos los operadores y agentes locales, que intentaremos publicar lo antes posible en 2017, dependiendo de la aprobación de los Pressupostos de la Generalitat».

«Creemos –prosigue– que las entidades locales pueden organizarse, porque nos hemos hecho adultos y ya hay suficiente madurez como para que haya agentes locales que se impliquen, y desde la Generalitat les daremos todo el apoyo».

En breve: la Generalitat corta el grifo el 31 de diciembre de este año. Quien quiera seguir con su aceleradora empresarial, que se rasque el bolsillo. Y ya, de cara al año que viene, si hay presupuesto, la Generalitat publicará una orden para que quienes se han rascado el bolsillo (y quizás otros que no lo hayan hecho) compitan para obtener fondos para su aceleradora. En ese caso, la Generalitat podría plantearse «pagar todo el gasto con carácter retroactivo a las entidades [que hayan decidido poner dinero]», explica Sanz.


¿Quién pone dinero ahora?
Además de la Generalitat, en la aceleradora empresarial Catalunya Sud participan en la selección de propuestas, el seguimiento de proyectos y el diseño del programa las siguientes entidades locales: Redessa, Tarragona Impulsa, URV-Emprèn, VallsGenera, L’Eina-Ajuntament del Vendrell y Concactiva.

Éstas son las entidades a las que ahora apela el Govern para que le releven en la financiación de esta aceleradora –una apelación que ACCIÓ está repitiendo en el resto de aceleradoras territoriales– con la promesa (todavía en fase de definición) de que un día recuperarán ese dinero.

Pero cuando el próximo 2 de enero, algún emprendedor del Camp de Tarragona o Terres de l’Ebre llame a la puerta de la aceleradora Catalunya Sud, «seguramente no contestará nadie», admite Marc Arza, concejal de Promoció Econòmica i Ocupació del ayuntamiento de Reus, de quien depende Redessa.

De hecho, Redessa, como anfitriona de la aceleradora (le ha cedido espacio físico en Tecnoredessa) es quien debería dar el primer paso adelante. Cuenta Marc Arza que su intención es «darle continuidad». La experiencia de tres años en esta aceleradora ha sido exitosa, con un legado de «cosas de valor y una red que no se puede perder».

«¿Nos hace ilusión que no haya más Pla Embarca? No. Desde luego –prosigue Arza– no es una buena noticia. Pero le daremos continuidad, tenemos ganas de darle continuidad al proyecto». La pregunta es con qué dinero. Y la respuesta aquí es mucho más incierta. Querer no siempre es poder, y a nadie le sobra el dinero. Tampoco al ayuntamiento de Reus.

«Es cierto que sólo queda un mes –admite Arza–, pero estamos hablando. Lo que es importante es que la aceleradora tenga continuidad, sea o no inmediata. Más que centrarnos en qué pasará el 2 de enero [con el por ahora más que probable cierre de la aceleradora], hay que pensar en que esté en marcha durante el primer semestre de 2017».

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También