Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El discurso de Vox sobre los MENAs, bajo la lupa del fiscal

El Ministerio Público estudia si constituye un delito de odio, ante la posibilidad de que la «criminalización» de los menores migrantes desencadene actos xenófobos

DOMÉNICO CHIAPPE

Whatsapp
Jóvenes se manifiestan contra el racismo hacia los MENAs, en Canet de Mar el 18 de marzo de 2019. FOTO: ACN

Jóvenes se manifiestan contra el racismo hacia los MENAs, en Canet de Mar el 18 de marzo de 2019. FOTO: ACN

Por la creciente «criminalización» de los menores migrantes que viajan solos, con «discursos» en los que se les relaciona, de «manera colectiva», con delitos y violencia, cuatro ONGs y el Consejo General de la Abogacía Española se dirigieron a la Fiscalía para que iniciara una investigación de estos discursos.

Se referían, en concreto, a tres «actos de naturaleza política» celebrados ante centros de acogida de estos menores, conocidos como MENAs, en El Masnou (Barcelona), Hortaleza (Madrid) y La Macarena (Sevilla). En este último, la representante de Vox, Rocío Monasterio, llamó «manadas» a los niños y adolescentes del centro de menores.

Ante el requerimiento de las ONGs y la Abogacía, la Fiscalía estudia ahora esta demanda, y «responderá a los denunciantes lo que se estime oportuno una vez analizado el texto de la denuncia». Sin embargo, advierte de que, al ser «un tipo penal de reciente incorporación», existe «poca jurisprudencia» al respecto.

En el año 2018, hubo en España un total de 1.419 «incidentes» de odio, de los que 524 eran de «racismo o xenofobia». Por esta incitación al «odio, violencia o discriminación», sólo se abrieron 117 procedimientos judiciales, que apenas lograron nueve sentencias, según datos de la Fiscalía.

Actos xenófobos

«Durante los últimos meses ha sido constante la criminalización que se ha hecho de estos niños y niñas por parte de determinados actores políticos, cuyos discursos han sido ampliamente difundidos por los medios de comunicación», explicó un portavoz de Save the Children. «Este tipo de actos, declaraciones y discursos ponen en grave peligro su integridad física, psíquica y moral, en la medida en que pueden contribuir a que se desencadenen actos xenófobos o de odio contra estos niños y niñas», argumentó.

Ante la duda de la Fiscalía sobre si este tipo de actos pueden calificarse como «delitos de odio», la ONG asegura que sí. «Entra en la definición que hace el Ministerio del Interior», en la que la víctima se elige como tal por pertenecer a un grupo de característica común de raza, origen, lenguaje, color, religión, edad u orientación sexual, entre otros. En el caso de los menores de edad no acompañados, o MENAs, entrarían en esa definición por varias de esas características, al ser un colectivo vulnerable.

La posición de la Defensoría del Pueblo, a quien también se dirigieron las ONGs, no tiene matices. «Estos niños y niñas han sido víctimas de mensajes xenófobos y racistas», un «ataque insidioso» contra menores tutelados por el Estado, según Francisco Fernández Marugán, el defensor del pueblo. «Es lamentable y falsa la imagen que algunos se empeñan en presentar de estos menores describiéndolos como delincuentes», añadió.

Temas

Comentarios

Lea También