Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El 'puzzle' político complicará la gobernabilidad en los municipios

La unión de izquierdas, la escisión socialista, el 'efecto Podemos' y el auge de ERC y Ciutadans harán que numerosos partidos se cuelen por primera vez en los consistorios de Tarragona
Whatsapp
La previsión es que varias fuerzas recién creadas entren en los consistorios tras las elecciones.  Foto: J. Revillas

La previsión es que varias fuerzas recién creadas entren en los consistorios tras las elecciones. Foto: J. Revillas

El convulso tiempo político, reflejado en circunstancias como el retroceso del bipartidismo, marcará no sólo las próximas elecciones generales sino también las municipales del 24 de mayo, y Tarragona no será ajena a esa dinámica. A falta de cuatro meses para la cita, el pronóstico habla de un aluvión de candidaturas de todos los colores en las principales ciudades tarraconenses.

Bebiendo del desgaste de los partidos tradicionales, muchas formaciones que hasta ahora no habían tenido presencia en la composición de gobiernos pueden colarse por primera vez en los ayuntamientos obteniendo incluso varios concejales. Hay un factor clave, que es el desgaste de los partidos más o menos hegemónicos. Según las encuestas a nivel estatal, la situación pasará factura a los tres ‘grandes’, PP, PSC y CiU, que en términos generales perderán presencia consistorial en beneficio de formaciones que antes no figuraban o que, incluso, son emergentes. Con todo ello, en Tarragona se prevén unas composiciones complejas, con diferentes fuerzas políticas y, por lo tanto, con una creciente dificultad para obtener la gobernabilidad en una panorama resultante atomizado y heterogéneo.

 

Tarragona

En Tarragona, a los cuatro partidos que están en el gobierno (PSC, CiU, PP, ICV) se les pueden añadir hasta cinco más, con opciones de entrar. Uno de ellos es Ciutadans que, a rebufo de su más que previsible aumento según las encuestas a nivel catalán y español, podrá ganar presencia en el consistorio tarraconense. Lo mismo sucede con ERC, que previsiblemente regresará cuatro años después al ayuntamiento, por fuerza beneficiado por la inercia del soberanismo. CUP y la coalición de Guanyem y Podem (a la espera de posibles pactos previos a los comicios) también tienen perspectivas positivas, en virtud de la nueva política de maneras asamblearias para ideologías de izquierdas. Otro partido como Ara Tarragona también podría obtener representación.

 

Reus

Igualmente complejo se augura el panorama en Reus. Ciutadans, que se presenta por tercera vez, tiene sólidas opciones de entrar en el salón de plenos, igual que ERC, que se quedó fuera en 2011 (a pesar de que los problemas para designar cabeza de lista podrían pasarle factura). En la capital del Baix Camp tiene lugar una de las tendencias en alza de cara a los comicios de mayo: la confluencia de fuerzas de izquierdas en candidaturas que se vienen a llamar de ‘unidad popular’. Entidades como Procés Constituent –el partido de la monja Teresa Forcades y el economista Arcadi Oliveres– e Iniciativa i Esquerra Unida i Alternativa barajan unir sus fuerzas en un pacto en el que no está la CUP –con presencia en el ayuntamiento actual–, y ERC. DenouReus también podría gozar de representación, igual que Plataforma de Catalunya, que hace cuatro años se quedó cerca.

 

El Vendrell

De otra coalición surgió en El Vendrell el movimiento Som Poble, un paraguas que engloba a la CUP, EUiA, Procés Constituent y a varias personas a título individual. Es otra de esas uniones de la izquierda que, a juzgar por la inercia global, podrían irrumpir en los consistorios. También se prevé un auge de ICV, ahora fuera del ayuntamiento, así como de Ciutadans. A la espera de ver cómo se articula Podemos –deberían concurrir bajo una marca blanca–, buena parte de la expectación está en Moviment d’Esquerres (MES), formación nacida de la suma de Nova Esquerra y Moviment Catalunya «con la voluntad de agrupar al socialismo soberanista». El partido ha cerrado más de 50 listas en Catalunya –también estará en Cunit–. Está por ver quién lo lidera en la capital del Baix Penedès pero desde el actual seno del PSC –con el alcalde Martí Carnicer como cabeza visible– podría surgir una marca blanca que participara bajo las siglas de MES. Así, hasta cinco formaciones–Som Poble, ICV, Ciutadans, Podem, MES– podrían entrar en un ayunamiento que ahora cuenta con otras tantas fuerzas –PSC, CiU, Plataforma per Catalunya, PP y ERC–.

 

Calafell

En Calafell el frente de izquierdas lo catalizará Guanyem, una nueva formación que concurrirá a las urnas aglutinando a ICV;Podem y Pirates, además de ciudadanos independientes. Tendrá opciones de entrar, junto con otras fuezas que ahora no están en el ayuntamiento, como Ciutadans, ERCy Moviment d’Esquerres (MES). Serán, a priori, cinco nuevos candidatos a repartirse el pastel de la representación consistorial, ahora en manos de cuatro grupos: CiU, PP, PSC y los municipalistas UAM. También ellos intentarán reeditar la presencia en el salón de plenos, por lo que se prevé una alta atomización.

 

Cambrils

Si el rompecabezas ya fue complicado en Cambrils en 2011 –hasta cinco fuerzas con representación en el ayuntamiento–, la situación ahora puede ser aún más enrevesada. Destaca la candidatura de Moviment d’Esquerres (MES), comandada por el exalcalde Robert Benages, en pleno proceso de confeccionar una lista destinada a plantar cara. Otro valor en alza será la llamada Assemblea de Cambrils, una plataforma integrada por ICV, Esquerra Unida, Procés Constituent, militantes de la CUPy Arran, además de tejido asociativo variado. Entre otros, ERC y Ciutadans también aspiran a entrar en el ayuntamiento cambrilense.

 

Salou

La capital de la Costa Daurada deja atrás una legislatura complicada por la inestabilidad del pacto CiU-PP y por el abandono, en agosto pasado, de cuatro concejales de la agrupación del PSC en el municipio. Ahí estará una de las claves de las próximas elecciones, ya que esos cuatro ediles han pasado a integrar la candidatura de Moviment d’Esquerres (MES) en el municipio, liderada por el exportavoz socialista Zacarias Henar. La previsible entrada de ERCy Ciutadans puede acabar configurando un consistorio complejo de gestionar, que ya cuenta con la presencia de seis formaciones.

 

Tortosa

La transversalidad define a Movem Tortosa, un partido emergente que concurrirá a las elecciones municipales del 24 de mayo con miembros procedentes de ICV, Avancem, Procés Constituent, las plataformas en defensa de la sanidad pública o fuerzas vecinales. La CUP, que se presenta por primera vez, también cuenta con credenciales para entrar con fuerza en un consistorio tortosino que, más allá de la victoria clara de CiU en 2011, tuvo un resultado equilibrado: sólo una fuerza de las que se citaban con las urnas, Ebrencs Independents, se quedó sin representación municipal. Entraron las otras seis (CiU, PSC, ERC, Iniciativa Entesa per Tortosa, PP y Plataforma per Catalunya), que ahora pretenderán mejorar sus registros.

 

Amposta

La CUP, que está planificando un potente desembarco en las Terres de l’Ebre, se presentará por primera vez a las elecciones en Amposta y lo hará con vistas a obtener representación en el ayuntamiento. Su aparición –y a la espera que se formalicen otras candidaturas de aquí a los comicios– podría dar color a un ayuntamiento dominado por CiU, que gobierna con mayoría absoluta, y con presencia del PSC, Plataforma per Catalunya y una coalición de izquierdas, integrada también por ERC.

 

Vila-seca

La representación de partidos en el ayuntamiento podría duplicarse en 2014, y pasar de tres (CiU, PSC y PP) a seis. ERC y Ciutadans –estos ya se presentaron en 2011 sin obtener ningún concejal– se podrían beneficiar de las buenas inercias de sus partidos a nivel global. También en Vila-seca se está cocinando una gran candidatura de unión popular en la que, si se concreta, confluirían buena parte de los idearios de izquierdas. ICV, Procés Constituent y el círculo de Podemos en Vila-seca, además de ciudadanía independiente, pueden acabar configurando una ‘macropropuesta’ con perspectiva de éxito.

 

Valls

En la capital del Alt Camp acaba de formarse la iniciativa Crida Municipalista per Valls, una alternativa de izquierdas integrada por unas 60 personas de diferentes ámbitos sociales y políticos de la ciudad, procedentes fundamentalmente de la órbita de la CUP, Procés Constituent o Podem. Esta alianza recién nacida parte con opciones de tener representación en un ayuntamiento con cierta complejidad, pese a la mayoría absoluta de CiU. PSC, PP, ERC y la CUP, que también es parte activa de Crida per Valls, ya ocupan su lugar en el consistorio vallense. Igual que en otros municipios, la Crida es una fuerza que aparece desde el descontento y que se vende como «la alternativa política al actual gobierno de CiU y a los partidos convencionales».

Temas

  • TEMA DEL DÍA

Comentarios

Lea También