Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Esinsa invierte 200.000 euros en la ampliación de su planta en Tarragona

La sociedad, que acaba de abrir delegación en Turquía, tiene una hoja de ruta para duplicar la facturación en tres años
Whatsapp
Las autoridades, presididas por el conseller de Empresa i Ocupació, Felip Puig, visitaron Esinsa. Foto: Pere Ferré

Las autoridades, presididas por el conseller de Empresa i Ocupació, Felip Puig, visitaron Esinsa. Foto: Pere Ferré

Coincidiendo con el treinta aniversario de su constitución, Esinsa refuerza su presencia en Tarragona y lo hace estrenando instalaciones en el polígono Riu Clar. Especializada en la fabricación de juntas de estanqueidad, la industria se encuentra en mitad de un ambicioso plan de crecimiento que prevé doblar su facturación en un periodo de tres años.

La estrategia la diseñó Josep Maria Quintant, director general de la firma, que hasta el momento ha invertido 200.000 euros. Esta suma comprende la adquisición de la nueva maquinaria y de la nave de 2.500 metros cuadrados en el polígono Riu Clar.

El conseller de Empresa i Ocupació, Felip Puig, inauguró oficialmente las nuevas dependencias, en un acto en el que puso en valor el papel del sector industrial en Catalunya. «Debemos ser un país industrial, con una perspectiva de generar puestos de empleo formados y de calidad», dijo.

Esinsa está en fase de crecimiento. La sociedad que fundó Francesc Jodar compró el año pasado la empresa de Barcelona Econosto Ibérica. «Representaba nuestra principal competencia, y además de acabar con nuestros competidores, la operación ha permitido cerrar el círculo.Tenemos desde el taller de fabricación al almacén, además de un fondo en stock y un espacio para la comercialización», describe Quintant.

Unificar servicios

En un primer momento, se mantuvo una parte de la actividad en Barcelona y el resto en Tarragona. Sin embargo, ahora se ha buscado «unificar el criterio de trabajo», concentrando en un mismo espacio el conjunto de la cadena de producción.

El nuevo rumbo se ha traducido también en un incremento en la partida de I+D, que entre 2014 y 2015 ha ascendido a 200.000 euros. Esto ha permitido pasar de las 30.000 referencias de productos a 40.000 en los últimos dos años. Unos materiales dirigidos a las especificidades de la industria petroquímica, en buena parte, pero también de la agroalimentaria, farmacéutica, biomédica y naval, entre otros sectores de actividad.

Por su parte, el alcalde en funciones de Tarragona, Javier Villamayor, incidía en la especialización de la compañía para dar respuesta a las necesidades de las empresas. «La innovación contribuye a crear una recuperación estable para nuestro territorio, a partir de trabajadores formados», dijo.

Josep Maria Quintant explicó que el plan estratégico ha permitido incrementar las ventas en un 30% en el periodo hasta el mes de junio. Con todo, prevé incrementar en 500.000 euros una facturación que durante el año pasado fue de 1,5 millones de euros. Y es que la empresa confía en que la nueva delegación en Turquía permita incrementar notablemente su cuota de mercado en el exterior.

Se ponía en funcionamiento hace dos meses y básicamente será un nuevo punto de distribución de estos materiales que se fabricarán desde Tarragona. «Es un país donde vimos que había proyectos en marcha, por ello decidimos establecer una filial», explicó el director general de la empresa.

Distinta demanda

La decisión ha obligado a ampliar la producción de materiales. «No vamos a hacer exactamente lo mismo ya que en el mercado turco hay una demanda de tuberías y válvulas, por ejemplo, que aquí no cubrimos», describió Quintant.

El conseller Felip Puig destacó esta apuesta por la internacionalización de las empresas catalanas. De hecho, Esinsa fue una de las compañías que recientemente viajó a Turquía con una delegación de esta conselleria y Acció, en una misión pensada para buscar nuevas oportunidades de negocio en la región.

Actualmente el mercado internacional representa el 20% de las ventas de una sociedad que exporta sus productos al norte de África y Portugal. El otro 80% se vende en España, donde tiene oficinas comerciales en Madrid, Cartagena, Huelva, Vigo y Bilbao.

La industria del Camp de Tarragona tiene un gran peso muy destacado y está detrás del 70% de las ventas nacionales. Esinsa ha incrementado también su capital humano, pasando de diez trabajadores a catorce desde 2013.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También