Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

España reduce a la mitad los contagios por covonavirus en solo cuatro días

Los muertos diarios disminuyen a 637, la cifra más baja desde hace dos semanas, y los nuevos infectados se quedan en 4.273

EFE

Whatsapp
Foto: EFE

Foto: EFE

España empieza recoger los frutos de las tres semanas de duro confinamiento y este lunes, por cuarto día consecutivo, registró una importante caída tanto en el número de fallecidos como, sobre todo, en el de contagios, que se han reducido a poco más de la mitad en apenas cuatro días. Unas cifras esperanzadoras que hacen pensar a los técnicos de Sanidad que la pandemia, que ya ha doblado la curva, podría darse por oficialmente controlada, aunque ni mucho menos por erradicada, en algún momento de la próxima semana cuando las altas hospitalarias superen a los nuevos casos positivos.

Según los datos del Ministerio de Sanidad, los muertos en las últimas horas se redujeron a 637 frente a los 674 del domingo. La cifra de decesos de este lunes es la más baja desde hace dos semanas. Aun así, el número total de víctimas mortales se eleva ya a 13.055 desde el inicio de la pandemia. No obstante, el ritmo de fallecidos se ha desacelerado de manera evidente durante las dos ultimas semanas, pasando de un crecimiento diario del 25% a apenas una subida del 5% de este lunes.

Todavía más halagüeñas que las estadísticas de fallecidos fueron los números de este lunes sobre los contagios, que registraron su mayor caída desde que comenzó la actual crisis sanitaria. Los nuevos casos computados  fueron 4.273, o sea 1.750 positivos menos que el domingo, cuando asciendieron a 6.023. Se trata de un aumento interdiario de solo el 3%, récord también de la serie histórica. Aun así, el número total de positivos confirmados hasta la fecha alcanza los 135.032. La cantidad de infectados se han doblado en solo ocho días a pesar de las estrictas medidas de alejamiento social.

Las optimistas estadísticas de este lunes, no obstante, hay que cogerlas con cierta cautela, ya que probablemente subestimen las cifras porque durante los fines de semana se están produciendo retrasos en las notificaciones de las comunidades autónomas.

La única vertiente negativa de la evolución de los contagios vino de los trabajadores hospitalarios. Un total de 19.400 profesionales sanitarios han dado ya positivo por coronavirus desde el comienzo de la pandemia, de los que alrededor del 20% ya ha sido dado de alta y cerca del 10% han necesitado de ingreso hospitaliario. Una media de un millar de sanitarios se ha infectado cada día de la última semana.

Altas contenidas      

Frente a la clara reducción en la mortalidad y en las infecciones (fuera del ámbito sanitario) los datos de altas no son tan buenos. El número de sanados sigue aumentando, pero sigue sin llegar a dispararse. En las últimas horas recibieron el alta 2.357 personas, un incremento de solo el 6% diario, frente a los aumentos cercanos al 30% de hace unos días. Aun así, el número total de pacientes que ya han superado la enfermedad llega a los 40.357. O sea, casi la tercera parte de los positivos detectados ya ha vencido al coronavirus.

El escaso ritmo de crecimiento de las altas está provocando que siga aumentado, aunque de manera muy leve, el número de enfermos hospitalizados con COVID-19. La cifra total de pacientes encamados roza los 60.000, exactamente 59.662, después de que en las últimas horas 918 personas hayan tenido que ser hospitalizadas. Se trata de un incremento del 1%, el menor desde que comenzó la serie histórica, que, además, parece vaticinar que la ocupación hospitalaria estaría tocando ya techo gracias al frenazo de las infecciones durante las tres semanas de confinamiento.

Los casi 60.000 hospitalizados -explican en Sanidad- no suponen problema alguno para el sistema nacional de salud, que podría contar con casi el triple de camas en todo el territorio nacional. El Gobierno considera superado ya el riesgo de colapso sanitario que tanto le preocupaba, sobre todo también vista la excelente evolución de la situación de las UCI. En las últimas 24 horas la ocupación en las unidades intensivistas solo creció en 70 pacientes, cifra que no se veía desde mediados de marzo y que supone un incremento interdiario de únicamente el 1%, marca igualmente récord desde que comenzó la pandemia. Hasta este lunes habían pasado por estas unidades 6.931 enfermos de COVID-19.

La satisfacción -y sobre todo el alivio- de los responsables sanitarios tanto del Gobierno central como de las comunidades por la descarga de presión sobre las UCI era evidente. En solo dos semanas se ha logrado pasar de un peligrosísimo incremento diario de pacientes graves del 31% que amenazaba con el colapso de estas unidades al actual 1%.

A la tranquilidad de haber pasado el momento crítico para el sistema sanitario, entre los especialistas que asesoran al Gobierno se desató también este lunes cierta alegría contenida al comprobar que las cifras confirman ya sin género de dudas que el "número reproductivo básico", que refleja el número de casos secundarios que se están produciendo a partir de cada uno de los positivos originarios, ya está por debajo de uno, tal y como anunció la jefa de Alertas y Emergencias Sanitarias, María José Sierra, quien destacó además, que la tasa de crecimiento de la pandemia está disminuyendo en prácticamente todas las comunidades autónomas.

Que el número reproductivo haya caído por debajo de uno es sinónimo, apuntan los expertos, a que la epidemia ha dejado de extenderse y que, a partir de ahora, se comienza a"doblar la curva" infectiva en el camino hacia la "transmisión cero"

Temas

Comentarios

Lea También