Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Noticias Estados Unidos

Esposan y detienen a una niña de seis años en Orlando

El policía ya ha sido despedido y la niña ha sido trasladada a otro colegio. La familia de la pequeña ha difundido las imágenes

AGENCIAS

Whatsapp
La niña es alumna de primero en la escuela Lucious and Emma Nixon Elementary en Orlando, Florida. FOTO: GOOGLE MAPS

La niña es alumna de primero en la escuela Lucious and Emma Nixon Elementary en Orlando, Florida. FOTO: GOOGLE MAPS

Kaia Rolle tiene seis años y pide, entre lágrimas, que no la detengan. Pero el agente le ata las manos con unas esposas de plástico y la conduce hasta un vehículo policial, después de que la pequeña tuviera una rabieta en el colegio en la que había propinado puñetazos y patadas a varios profesores y trabajadores del centro educativo.

Cuando el policía llega al colegio Lucious and Emma Nixon Academy, en Orlando (Florida), la niña ya se había calmado, por lo que el vídeo en el que ésta aparece con las manos atadas ha provocado una gran indignación en las redes sociales, que tachan esta actitud del policía de cruel y desproporcionada.

En el vídeo se puede ver a Kaia Rolle, sentada junto a una profesora, cuando el policía aparece y le enseña las esposas de plástico. Cuando éste le dice que son para ella, la niña se echa a llorar. «Ayúdame, por favor, ayúdame», dice Kaia a otro agente que también está en la habitación.

Después, mientras abandonan el colegio y se dirigen al coche patrulla, la niña dice: «No quiero entrar en el coche», a lo que el policía contesta: «Tienes que hacerlo.» La pequeña vuelve a replicar: «Por favor, denme una segunda oportunidad».

Según informa ‘El Mundo’ en su página web, el policía que esposa a la niña ya ha sido despedido mientras ésta ha sido trasladada a otro colegio. La familia de la pequeña ha decidido difundir las imágenes del incidente, que tuvo lugar el pasado septiembre.

Según la normativa de Orlando, es obligatorio que un padre o tutor esté presente en cualquier actuación policial en la que esté involucrado un niño menor de 12 años. El agente implicado no avisó a ningún familiar de la pequeña.

Temas

Comentarios

Lea También