Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Fallece una mujer de 43 años en Madrid estrangulada por su pareja

El hombre, tras confesar el crimen en comisaría, fue detenido

Agencias

Whatsapp
Tras la confesión, el acusado fue conducido por agentes de la Policía Nacional a la vivienda, en el número 76 de Mota del Cuervo (Madrid)

Tras la confesión, el acusado fue conducido por agentes de la Policía Nacional a la vivienda, en el número 76 de Mota del Cuervo (Madrid)

Una mujer de 43 años y nacionalidad rumana murió ayer a manos de su pareja tras ser estrangulada en su domicilio del distrito madrileño de Hortaleza.

Según indicó a Efe una portavoz de la Jefatura Superior de Policía, la pareja de la víctima, un hombre de 41 años y de origen albanokosovar, se presentó en comisaría y fue detenido tras confesar el crimen.

Las mismas fuentes señalaron que la víctima interpuso hace varios años una denuncia por malos tratos contra su pareja, aunque en la actualidad no tenía orden de alejamiento.

Sobre las 18.15 horas, el hombre se presentó en la comisaría de Hortaleza y declaró que había hecho «algo malo» a su mujer.

Tras la confesión fue conducido por agentes de la Policía Nacional a la vivienda, en el número 76 de Mota del Cuervo. Una vez en el interior del domicilio, la policía hall el cadáver de una mujer tendido sobre la cama y apreció que la víctima presentaba marcas de estrangulamiento en el cuello.

Los sanitarios del Samur-Protección Civil solo pudieron confirmar el fallecimiento de la mujer. El año pasado murieron en España 56 mujeres a manos de su pareja o expareja.

Se da la circunstancia de que el Tribunal Supremo dio ayer a conocer una sentencia por la que los celos no pueden justificar la aplicación de la atenuante de arrebato u obcecación sobre todo en casos de divorcio. De considerar los celos como atenuante de los delitos de violencia de género, por actuar el agresor movido por un arrebato repentino, estaríamos según el Supremo privilegiando «injustificadas reacciones coléricas que, si bien se mira, son expresivas de un espíritu de dominación que nuestro sistema jurídico no puede beneficiar con un tratamiento atenuado de la responsabilidad criminal».

Temas

  • NACIONAL

Comentarios

Lea También