Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Fomento descarta la propuesta de Abertis para seguir las obras de la A-27

Ana Pastor y Santi Vila acuerdan partidas en los presupuestos hasta 2018. No implica que dentro de tres años la autovía llegue a Montblanc
Whatsapp
La A-27 solo tiene un tramo inaugurado, que es el que discurre entre Tarragona y El Morell. Foto: DT

La A-27 solo tiene un tramo inaugurado, que es el que discurre entre Tarragona y El Morell. Foto: DT

 

Madrid descarta definitivamente que las obras de la A-27 prosigan a partir de la colaboración público-privada. De esta forma quedará en un cajón la oferta que había hecho la concesionaria Abertis, que había mostrado su predisposición a acelerar los trabajos en el túnel del Coll de Lilla, a cambio de una prórroga de la concesión de la AP-2 o del impulso de medidas para incrementar el tráfico de la autopista.
El acuerdo que esta semana ha firmado el ministerio de Fomento y la conselleria de Territori i Sostenibilitat, con las actuaciones prioritarias en materia de infraestructuras, incluye la ejecución de la autovía. No obstante, no se especifican partidas presupuestarias ni calendarios. 
Desde la Generalitat solo se concretó que el Estado ha confirmado la consignación de recursos propios para la ejecución de esta vía hasta 2018. Aunque se precisó que «esto no significa que dentro de tres años la autovía llegue a Montblanc». 
En el acuerdo, también queda en el aire la continuidad de la autovía más allá de la capital de la Conca de Barberà. Lo único que especifica el comunicado que mandó la conselleria es que «se elaborará un estudio de opciones para mejorar la capacidad de la N-240 entre Lleida y Les Borges Blanques».
La opción de la Generalitat
La entrada de la concesionaria era la opción que había defendido la Generalitat para intentar desencallar la continuidad de la A-27 entre Valls y Montblanc. Un proyecto que en agosto de 2010 se paró, con los primeros recortes en obra pública, y que está pendiente aún de la redacción del nuevo proyecto.
Fue el pasado mes de septiembre cuando el conseller Santi Vila inició el curso político declarando que ya estaba muy avanzado el acuerdo para que Abertis asumiera la inversión. Se esperaba que a partir de éste pudiera redactarse el nuevo proyecto y retomar la construcción, que permanece en suspenso.
El acuerdo entre Ana Pastor y Santa Vila también contempla la implantación del tercer carril (en ambos sentidos) entre Castellbisbal y Vandellòs, pasando por Tarragona y llegando también a Reus. A partir de Vandellòs solo se instalará en una de las vías.
AVE al aeropuerto de Girona
En este caso, tampoco ha trascendido un calendario, a pesar de que hace más de año y media que las obras deberían estar en marcha. El resto de actuaciones previstas en esta hoja de ruta de las infraestructuras estratégicas aparecen detalles mucho más explícitos.
Además de los 100 millones de inversión para los accesos ferroviarios del Port de Barcelona, que se licitarán dentro de un mes, también recoge el nuevo tren lanzadera al aeropuerto de Barcelona- El Prat. Una obra en la que se invertirán 200 millones y que se prevé iniciar esta primavera.
Pero no será el único aeródromo catalán conectado a la alta velocidad. Vila y Pastor acordaron que la Generalitat invertirá 10 millones para la nueva estación del AVE que se construirá a dos kilómetros del aeropuerto de Girona. Ésta estará contará con autobuses lanzadera, que en 5 minutos permitirán llegar a la terminal.

Madrid descarta definitivamente que las obras de la A-27 prosigan a partir de la colaboración público-privada. De esta forma quedará en un cajón la oferta que había hecho la concesionaria Abertis, que había mostrado su predisposición a acelerar los trabajos en el túnel del Coll de Lilla, a cambio de una prórroga de la concesión de la AP-2 o del impulso de medidas para incrementar el tráfico de la autopista.

El acuerdo que esta semana ha firmado el ministerio de Fomento y la conselleria de Territori i Sostenibilitat, con las actuaciones prioritarias en materia de infraestructuras, incluye la ejecución de la autovía. No obstante, no se especifican partidas presupuestarias ni calendarios.

Desde la Generalitat solo se concretó que el Estado ha confirmado la consignación de recursos propios para la ejecución de esta vía hasta 2018. Aunque se precisó que «esto no significa que dentro de tres años la autovía llegue a Montblanc».

En el acuerdo, también queda en el aire la continuidad de la autovía más allá de la capital de la Conca de Barberà. Lo único que especifica el comunicado que mandó la conselleria es que «se elaborará un estudio de opciones para mejorar la capacidad de la N-240 entre Lleida y Les Borges Blanques».

La opción de la Generalitat

La entrada de la concesionaria era la opción que había defendido la Generalitat para intentar desencallar la continuidad de la A-27 entre Valls y Montblanc. Un proyecto que en agosto de 2010 se paró, con los primeros recortes en obra pública, y que está pendiente aún de la redacción del nuevo proyecto.

Fue el pasado mes de septiembre cuando el conseller Santi Vila inició el curso político declarando que ya estaba muy avanzado el acuerdo para que Abertis asumiera la inversión. Se esperaba que a partir de éste pudiera redactarse el nuevo proyecto y retomar la construcción, que permanece en suspenso.

El acuerdo entre Ana Pastor y Santa Vila también contempla la implantación del tercer carril (en ambos sentidos) entre Castellbisbal y Vandellòs, pasando por Tarragona y llegando también a Reus. A partir de Vandellòs solo se instalará en una de las vías.

AVE al aeropuerto de Girona

En este caso, tampoco ha trascendido un calendario, a pesar de que hace más de año y media que las obras deberían estar en marcha. El resto de actuaciones previstas en esta hoja de ruta de las infraestructuras estratégicas aparecen detalles mucho más explícitos.

Además de los 100 millones de inversión para los accesos ferroviarios del Port de Barcelona, que se licitarán dentro de un mes, también recoge el nuevo tren lanzadera al aeropuerto de Barcelona- El Prat. Una obra en la que se invertirán 200 millones y que se prevé iniciar esta primavera.

Pero no será el único aeródromo catalán conectado a la alta velocidad. Vila y Pastor acordaron que la Generalitat invertirá 10 millones para la nueva estación del AVE que se construirá a dos kilómetros del aeropuerto de Girona. Ésta estará contará con autobuses lanzadera, que en 5 minutos permitirán llegar a la terminal.

 

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También