Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La hija de Steven Spielberg confiesa que quiere ser estríper

Una decisión que toma conscientemente y con el apoyo de su padre

PABLO LATORRE

Whatsapp
Mikaela Spielberg ya subió videos al portal ‘PornHub’, aunque los retiró hasta conseguir el permiso de trabajadora sexual. foto: cedidaLa joven quiere ser «independiente económicamente», y no ve problema «en usar su cuerpo para mantenerse».  foto: cedida

Mikaela Spielberg ya subió videos al portal ‘PornHub’, aunque los retiró hasta conseguir el permiso de trabajadora sexual. foto: cedidaLa joven quiere ser «independiente económicamente», y no ve problema «en usar su cuerpo para mantenerse». foto: cedida

Pocos no se han detenido a leer la noticia. Estupefactos, incluso releen el titular en busca de la coña. Pero es todo un hecho. La hija de uno de los mayores directores de cine actuales quiere ser actriz, pero no en el ámbito en el que su padre ha hecho historia, sino en el porno, donde desea encontrar su espacio y recorrer una larga trayectoria. Pero, ¿qué conocemos de ella?

A principios de abril de 1996, los medios de comunicación de todo el mundo recogían que el cineasta Steven Spielberg y su esposa Kate Capshaw habían adoptado a un bebé, una niña a la que llamaron Mikaela George. La pequeña había nacido apenas un mes antes, recoge El País. Era entonces la sexta en la familia y aún faltaba por llegar otra hermana más, que nacería cuatro años después. Ahora Mikaela está a punto de cumplir 24 años y, tras una vida en la más completa discreción, ha concedido una entrevista en la que ha desvelado que está tratando de forjarse una carrera como actriz porno y estríper.

Mikaela Spielberg le ha contado en exclusiva al diario The Sun que es «un animal sexual» y que decidió sacar un beneficio económico de sí misma. «Lo cierto es que me cansé de no poder capitalizar mi cuerpo y de que me dijeran que tenía que odiar mi cuerpo. También me harté de trabajar día tras día de un modo que no satisfacía mi alma. Me apetecía hacer este tipo de trabajo, satisfacer a otras personas. Es algo que me hace sentir bien porque no me siento violada», dijo.

Esta decisión se debe a su esperanza de llegar a ser completamente independiente económicamente, pues se siente atada a sus progenitores, recoge Última Hora. «No puedo seguir dependiendo de mis padres, o incluso del Estado. No es que haya nada malo en eso, es simplemente que yo no me siento cómoda», a lo que añadió que «no hay nada de malo en usar su cuerpo para mantenerse».

Dicho y hecho. Mikaela ya colgó varios vídeos en el portal Porn-Hub, pero los ha retirado a falta de lograr la licencia de trabajadora sexual de Tennessee, que no es un requisito indispensable pero que ella quiere tener para que «todo sea legítimo». Sin duda, quiere marcar un punto de inflexión en su vida, que aunque pasó desapercibida cuenta con experiencias desagradables. En la misma entrevista mencionó los abusos sexuales que sufrió por parte de hombres ajenos a su familia o a su círculo de amigos. «De niña era un poco mimada, pero responsable, y mis padres me criaron con los valores del trabajo duro y la dignidad humana. En el colegio me acosaron por mi apellido y por mi peso, pero cuando crecí he tenido quien me ayudara», explicó, alabando también el trabajo de sus padres en su crianza. Sin embargo, todos esos episodios afectaron a su salud y ahora quiere tomar las riendas de una nueva vida consciente.

Temas

Comentarios

Lea También