Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La hinchazón tras un cáncer de mama puede reducirse un 80%

Una nueva técnica que se realiza en el Hospital de Sant Pau de Barcelona mejora la calidad de vida de casi todas las pacientes

EFE

Whatsapp
El Barcelona Breast Meeting 2017 se celebra hasta mañana en la Ciutat Comtal. FOTO: ACN

El Barcelona Breast Meeting 2017 se celebra hasta mañana en la Ciutat Comtal. FOTO: ACN

El linfedema secundario al tratamiento de cáncer de mama (hinchazón del tejido blando tras la intervención quirúrgica en la mama y axila) se puede reducir en un 80% y mejorar la calidad de vida de casi todas las pacientes, gracias a las nuevas técnicas realizadas en el Hospital de Sant Pau de Barcelona.

Según informó ayer el director del servicio mancomunado de cirugía plástica del Hospital de Sant Pau y del Hospital del Mar, Jaume Masià, «las técnicas de cirugía y diagnóstico se han perfeccionado a un ritmo abismal», por lo que es posible «reintegrar totalmente a las pacientes a su nivel de vida previo prácticamente en la totalidad de los casos». Masià explicó, en el marco del Barcelona Breast Meeting 2017 (BBM 2017), que el Sant Pau ha practicado en los últimos cinco años 30 casos de cirugía preventiva, en los que ninguna paciente ha desarrollado linfedema. Esta cirugía de prevención, que se practica al mismo tiempo que la cirugía oncológica, pretende «restituir el flujo del brazo antes que sea interrumpido», relató Masià, acompañado del director de la unidad de tratamiento de linfedema de la Universidad de Chicago, David Chang, y del director de Cirugía Plástica del Chan Gun Memorial Hospital de Taipei, Ming Wei Cheng.

Chang explicó que en EEUU, a causa del incremento de la obesidad entre la población y de la tendencia a incrementar la agresividad de la radioterapia, el riesgo de sufrir linfedemas es mayor, debido a que empeora el drenaje de la circulación sanguínea.

Masià recordó los efectos del linfedema, que más allá de la hinchazón de brazos o piernas, provoca «dolor continuo y pesadez», lo que dificula llevar una vida normal, pues esta enfermedad «tiene una repercusión brutal».

Masià explicó que el linfedema debe tratarse «cuanto antes mejor, ya que hay que trabajar la obstrucción cuando esta se inicia».

El BBM 2017, que se celebra desde el martes y termina mañana, reúne más de 300 profesionales de todo el mundo para que compartan su conocimiento y mejoren los protocolos.

En el marco de este encuentro se presentará una prótesis mamaria con un 35 % menos de peso, ideal para pacientes delgadas y deportistas.

Temas

  • PANORAMA

Comentarios

Lea También