Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La patronal supedita subir los sueldos a condiciones laborales más duras

La CEOE exige que las mutuas puedan dar el alta médica o limitar la labor de los liberados en la negociación colectiva

Agencias

Whatsapp
La patronal apuesta por abrir la puerta a regular la Ley de Huelga. Foto: Alba Mariné/DT

La patronal apuesta por abrir la puerta a regular la Ley de Huelga. Foto: Alba Mariné/DT

La patronal y los sindicatos están a la gresca. La negociación colectiva para fijar la subida salarial para 2017 se encontraba paralizada tras la última reunión celebrada en diciembre. Desde entonces, solo se han comunicado por cartas con las que han enconado sus posturas.

Los empresarios han dado un paso más allá al exponer una «primera lista de propuestas» ajenas a la exigencia de subida de salarios y que dirige la mirada hacia el replanteamiento de cuestiones tan espinosas para los sindicatos como las bajas laborales, las huelgas o su propio papel intermediador.

En ese listado figuran ideas que los sindicatos rechazan de plano, como la de «dotar a las mutuas de mayor autonomía y capacidad de gestión para desarrollar sus funciones». Los empresarios piden que se permita a estas entidades y a los médicos de empresa dar el alta en caso de incapacidad temporal por contingencias comunes y que las pruebas realizadas por las mutuas sean admitidas por la Seguridad Social. «No vamos a consentir que la sanidad sea la cenicienta ni se alimente de lo privado», indicó ayer Ramón Górriz, secretario confederal de acción sindical de CC OO, quien considera esta propuesta un «elemento de asalto al sistema de la Seguridad Social». CEOE y Cepyme también abren la puerta a regular la Ley de Huelga, algo que los sindicatos no entienden «a qué viene». «No será por el nivel de conflictividad actualmente presente», puntualizan.

Otro tema controvertido es la petición de la patronal de «evaluar la realidad y eficiencia de la representación sindical», ya que todo apunta a que su deseo es reducir los liberados tanto en número como en relación al número de horas mensuales retribuidas. UGT y CC OO critican el «marcado tono antisindical» que subyace en esta carta y rechazan la «pretensión de poner nuevos límites (reducir) a los derechos sindicales (crédito horario,.) no solo en el sector privado, ¡también en el sector público! (como si fuera de vuestra competencia)». Por otro lado, CEOE y Cepyme abren el melón de la formación y exigen que sean las empresas las que puedan decidir la asignación y destino de los fondos.

Todas estas propuestas han enfurecido a los sindicatos, quienes han contestado a los empresarios que «es difícil por no decir imposible negociar de esta manera» y han dejado claro que «para hablar de otro tema, primero hay que cerrar la subida de los salarios».

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También