Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La puntualidad de la R16 pasa del 22% al 73% con la modificación horaria

El Govern de la Generalitat no tiene previsto reestablecer el escenario anterior hasta que, como mínimo, no se ponga en funcionamiento el nuevo tramo Vandellòs- Vila-seca

Núria Riu

Whatsapp
Un tren de Rodalies delante de la estación de tren de Tortosa.  Foto: Joan Revillas/dt

Un tren de Rodalies delante de la estación de tren de Tortosa. Foto: Joan Revillas/dt

Dos meses después de la modificación de los horarios de la R-16, la puntualidad del servicio es de un 73%. Así lo asegura la administración de la Generalitat, que intensificó el seguimiento de las incidencias que registra la línea Barcelona-Tortosa, a raíz del caos vivido este verano.

La suma de ocho minutos de media en este trayecto ha significado pasar de un 22,6% de puntualidad en mayo, a siete de cada diez usuarios que han visto como se cumplía con lo establecido. Una mejora que se produce a costa de los viajeros, que pasan el mismo tiempo en el convoy, ahora conociendo mejor el tiempo real de viaje.

Pese a este incremento de la puntualidad, aún no llega a la cuota del 90% de fiabilidad en la línea. Un porcentaje que es el que se fijó el Departament de Territori i Sostenibilitat, cuando presentó los cambios a mediados del mes de julio. Sin embargo, este reajuste «permite a los viajeros tener la certeza de cuándo salen y cuándo llegarán a su destinación», según dijo el secretario de Infraestructures i Mobilitat,Ricard Font, el día de la presentación del cambio en los horarios.

Junto con la R-15, la línea de Tortosa es la que registra más incidencias en la demarcación de Catalunya. En el año 2014, la puntualidad media del servicio hacia Tortosa era del 50,88%. Ésta descendió en más de diez puntos tan solo en un año, hasta situarse en el 40,61%, mientras que en el periodo hasta el mes de julio, solo dos de cada diez convoyes llegaban según lo establecido.

Limitaciones de velocidad

La administración catalana atribuye esta situación a las limitaciones temporales de velocidad, especialmente en el tramo entre Sant Vicenç de Calders y la Estació de França –que coincide con la R2Sur–. La incorporación del sistema de seguridad en la circulación Asfa Digital, así como un tiempo de parada previsto en las estaciones, que no se ajustaba con la realidad, son otras de las causas de los problemas de esta línea.

Sin embargo, los principales problemas se produjeron durante los meses de verano, con la avería en el enclavamiento de Mont-roig.

Según Territori i Sostenibilitat, «sin los ajustes realizados la puntualidad se mantendría por debajo del 30% y con retrasos medios superiores a los 15 minutos, llegando a los 32 minutos como en el mes de junio». En cambio, apunta que las medidas introducidas, han garantizado que en este periodo de dos meses el retraso medio se ha situado en los seis minutos.

La administración catalana, que quiere llevar a la Audiencia Nacional la falta de inversiones por parte de Adif, lamenta que «pese al esfuerzo de ajustar los horarios a tiempo de recorrido real, aún siguen produciéndose algunos retrasos debido a las condiciones de la red y su explotación».

Este cambio en los horarios, que desde el primer momento se aseguró que sería provisional, se mantendrá de momento hasta que entre en funcionamiento el tramo desdoblado del Corredor del Mediterrani entreVandellòs y Vila-seca. Mientras tanto, en noviembre ocho trenes Euromed –cuatro en cada sentido de la marcha– se estrenen con parada en L’Aldea.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También