Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La riqueza de las familias bajó un 22,1% entre 2011 y 2014

La crisis se cebó con los hogares jóvenes y respetó a los de más edad

EFE

Whatsapp
Imagen de archivo de un puesto de venta de verduras. Foto: Lluís Milián

Imagen de archivo de un puesto de venta de verduras. Foto: Lluís Milián

La riqueza mediana (es decir, el punto medio en que el 50 % de los casos están por encima y el otro 50 %, por debajo) de los hogares españoles medida en términos netos (es decir, activos menos pasivos) se situó en 2014 en 119.400 euros, lo que supone una reducción del 22,1 % desde 2011.

La Encuesta Financiera de las Familias presentada hoy por el Banco de España es una estadística que se publica cada tres años desde 2002. La de 2014 es así la quinta edición de la encuesta, para la que se han analizado 6.120 hogares.

El Banco de España detalla que la reducción de la riqueza neta entre 2011 y 2014 fue generalizada salvo en los hogares de mayor renta y aquellos en los que el cabeza de familia tiene entre 65 y 74 años.

En ese sentido, la caída de riqueza más acusada se registró en los hogares más jóvenes y los de menor riqueza.

Mientras tanto, la renta mediana (en términos brutos, antes de impuestos y cotizaciones) bajó un 9,7 %, hasta los 22.700 euros, siendo más alta en los hogares con mayor nivel de educación y donde el cabeza de familia trabaja por cuenta ajena, algo que ocurría al contrario la anterior edición, donde lograba mayor renta el trabajo por cuenta propia.

Más renta para los jubilados

Esta caída de la renta se observa en todos los grupos, aunque es más pronunciada en los hogares de mayor renta, por el impacto de las no laborales, los jóvenes y los trabajadores por cuenta propia, mientras que aumentó para los jubilados, en un 11,3 %.

En términos de riqueza, la encuesta revela que en 2014 el 98,4 % de las familias poseía algún tipo de activo, real o financiero, la mayoría reales (80,2 % de los casos) -es decir, vivienda, propiedades inmobiliarias, negocios, joyas, etc-.

En un 46 % de los hogares la vivienda es el activo más importante, una proporción que pierde peso en favor de otras propiedades inmobiliarias y negocios para los niveles de renta más elevados.

En esos tres años, el valor de los activos reales bajó del 84,6 % al 80,2 % de los activos totales y también se redujo el peso de la vivienda principal, que pasó de ser el 51,26 % al 46 % de los activos como consecuencia del descenso entre los hogares jóvenes.

En cuanto al 1 % de los hogares más ricos, ha reducido su peso en la renta en estos tres años -pasa del 9,04 % al 7,73 % del total-, pero ha incrementado el de su riqueza -aumenta del 16,87 % al 20,23 % del total-.

Esto se debe en parte a la evolución del precio de los activos reales, ya que mientras la vivienda se ha devaluado, la cotización de los activos bursátiles ha crecido.

Temas

  • ECONOMÍA

Lea También