Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La tesorera del PP se niega a revelar quién cobra sobresueldos

Naseiro y Sanchís dicen que la caja B no existe, pero admiten que se ‘pasaba la gorra’ en busca de donaciones 

Melchor-Sáiz Pardo

Whatsapp
El extesorero del PP Rosendo Naseiro (i) momentos antes de comparecer en la comisión del Congreso.  Foto: E.Naranjo

El extesorero del PP Rosendo Naseiro (i) momentos antes de comparecer en la comisión del Congreso. Foto: E.Naranjo

Bajo la lupa 35 años de las cuentas del Partido Popular y Alianza Popular, desde 1982 hasta la actualidad. Ocho horas de interrogatorios a tres de los seis tesoreros que durante ese periodo controlaron las finanzas, pero ni un renuncio. Ni Rosendo Naseiro (1987 y 1990) ni Angel Sanchís (1982-1987) ni Carmen Navarro (2013-actualidad) reconocieron una sola irregularidad contable en la comisión de investigación sobre la supuesta financiación ilegal del PP en el Congreso. Con ocho palabras - «No sé de qué caja B me habla»-, Navarro resumió las larguísimas comparecencias. 

La actual responsable de las cuentas del PP, que entró como gerente en el partido en 2010, se escudó en que no estaba en la formación cuando Luis Bárcenas escribió su supuesta contabilidad opaca para no responder a nada comprometedor. Pero no pudo hacer lo mismo cuando la diputada de Podemos Carolina Bescansa, en el momento más vibrante de la jornada parlamentaria, le preguntó sobre los sobresueldos en el PP.  Reconoció que efectivamente en el partido se pagan estos pluses con sus respectivos impuestos (ella les llamó «gastos de representación») pero se negó en redondo a facilitar el nombre  y los cargos de los dirigentes de la formación que están siendo agraciados con estos emolumentos. Navarro dijo que la ley de protección de datos se lo impide.

Presente y pasado

Navarro negó con vehemencia la existencia de una caja B en la actualidad. Es más, aunque sorteó las preguntas expresas sobre la época de Bárcenas («Estoy para gestionar el presente, no para investigar el pasado», insistió), sí que explicó que cuando en 2013 se hizo con las riendas de la tesorería encabezó una «auditoría interna» en la que no se encontró ninguna irregularidad. Una investigación que certificó que todas «las retribuciones se ajustaban a la legalidad», que se había tributado su IRPF y que el «funcionamiento de la caja» era el oportuno.

También Naseiro y Sanchís desmintieron la existencia en el pasado de esa caja de dinero B. Aunque evitaron a atacar a Luis Bárcenas, sí que afirmaron que sus famosos ‘papeles’ no responden a la verdad. 

«No sé si esos papeles son fantásticos o fruto del cabreo» por sentirse abandonado por el partido, «pero no son ciertos», apuntó Sanchís, quien negó también los sobres con dinero en B para completar los sueldos de los dirigentes del PP. «Dicen que existía la caja B. Yo no la vi nunca», arguyó, por su lado, Naseiro.

Eso sí, Sanchís y Naseiro dibujaron un sistema de financiación en los primeros años de la democracia bastante ‘casero’, cuanto no chapucero, basado en ‘sablear’ a posibles donantes, aunque en ningún momento admitieron que esas donaciones fueran finalistas o que se buscara especialmente a empresarios como contribuidores para luego devolverles los favores.

Temas

Comentarios

Lea También