Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La vida, el eterno viaje

Redacció

Whatsapp
La vida, el eterno viaje

La vida, el eterno viaje

¿Conoces a alguien al que no le guste viajar? Nosotros no. Casi todos tenemos las ganas y la intención de hacerlo, y nos reunimos con amigos hablando, anhelando, imaginando a dónde nos gustaría ir y qué nos gustaría hacer una vez allí, pero realmente pocos son lo que consiguen despegarse de la comodidad que proporciona la rutina, por más tediosa y aburrida que nos resulte, y eso es debido a que nos proporciona algo que todos valoramos,  seguridad.

Así que solo los más atrevidos, se arman de valor, toman sus cosas y se arrancan a recorrer su país o, por qué no, el mundo entero. Vivir viajando, el gran sueño, ese que sigue reservado exclusivamente para los valientes.

A los que deciden hacer de los viajes su estilo de vida, en la mayoría de los casos se les tacha de locos, de inmaduros o hasta de vagos. La típica pregunta que se les  hace es: ¿Cómo haces para vivir y viajar? Porque la mayoría de la gente piensa que ambas actividades son incompatibles.

Pero como decíamos, esta forma de vida está reservada solo para unos pocos, aquellos sin miedo a lo desconocido y al eterno cambio. Y es que, algo que todos deberíamos tener en mente, es que el mundo es hoy, es ahora, no ayer, no hace una semana, no mañana, no pasado. La vida pasa inevitablemente, y la vida está hecha para disfrutarla, así que hay que cumplir nuestros sueños, y si  nos gusta viajar, no tenemos por qué cambiar radicalmente de vida, pero tampoco caer en la trampa de ponernos constantemente excusas para no movernos finalmente del mismo sillón.

Nuestra recomendación es que entres en Trenes.com con cierta frecuencia para poder disfrutar de los mejores precios para esta sencilla y cómoda forma de conocer nuevas tierras, porque en Trenes.com los billetes de tren que consigas para tu trayecto, son los más económicos que vas a poder encontrar en toda la web, para el trayecto que decidas, en tu día y hora elegida, garantizado.

Y si te gusta este medio de transporte como modo de hacer tus traslados cuando viajes, pero además quieres disfrutar de un nivel superior en comodidad, entonces debes entrar en Billetes AVE, la página que te ofrece las mejores ofertas para este tren de alta velocidad. Como todos sabemos, estos trenes gozan de total garantías de puntualidad y fiabilidad, pues son el método más seguro para viajar. Así que tanto si viajas solo, como en pareja, con amigos o con la familia, no lo dudes, entra en esta página del enlace y compra tus billetes AVE. Además, si planificas tu viaje con antelación, conseguirás aún mejores precios para tus billetes AVE, pues podrás beneficiarte de grandes descuentos.

Un destino perfecto para ir en tren o AVE, que es de los más visitados por gentes de todo el mundo, que tenemos la fortuna que está dentro de nuestras fronteras y que desde luego ningún español debiera dejar de visitar, al menos una vez en la vida, es la hermosa Granada, situada en Andalucía, que goza de un ambiente sin igual, acogedor como pocos y una singularidad geográfica que te enamorará, con las montañas de Sierra Nevada para poder disfrutar del esquí y los deportes de invierno, y las más idílicas playas para tumbarse al sol o practicar  deportes acuáticos.

De inigualable belleza su ciudad, con la majestuosa Alhambra de Granada,  El paseo de los Tristes, El Albaicín o sus entrañables callejuelas que te llevan por los barrios más singulares de nuestra geografía.

Si vienes por el sur de España, no puedes dejar de visitar los pueblos con encanto de Granada, como Trevélez, Bubión o Capileira, en la Alpujarra granadina, o Guadix, uno de los asentamientos más antiguos de la provincia. Entre los pueblos bonitos de Granada, que son innumerables, destacamos Calahorra, por su castillo inexpugnable, y Lugros, con su Bosque Encantado, un lugar mágico para perderse. Y es que los pueblos de Granada son un tesoro escondido esperando a ser descubierto.

Un viaje largo, al menos, una vez en la vida

Nadie puede poner en duda de que al viajar conseguimos sentirnos más libres, más vivos. El viaje, sobre todo si nos decidimos a viajar solos, cosa que sería recomendable hacer al menos una vez en la vida, lo hacemos como queremos, como nos justa, a nuestro ritmo. Cuando estamos en el lugar donde vivimos, tenemos una serie de obligaciones y, en demasiadas ocasiones, nos resulta difícil salir de la rutina. Nuestra ansiada libertad se reduce a los fines de semana y festivos, si es que no contamos con mil y  un compromisos que tampoco nos permiten hacer lo que realmente queremos y nos apetece. Esta libertad es tan sumamente corta que en muchos casos no da siquiera tiempo a disfrutarla.

Cierra por un momento los ojos e imagínate en una de las playas del este de Río de Janeiro haciendo, literalmente, nada. Tan solo contemplando el paisaje, la profundidad del océano que se alza frente a tus ojos, apreciando la magnitud del universo y toda la belleza que nos regala. En este mundo del viaje no tenemos reloj, no hay horarios. Si no sabes cuál elegir, si estás pensando entre Cabo Frío o Buzios… echa un vistazo a este enlace que te acabamos de referenciar pero… ¿por qué elegir?

Al menos una vez en la vida, como decíamos, hay que viajar solo, hacer un viaje largo que nos ayude a conocernos a nosotros mismos, que nos permita disfrutar de esa palabra que nos llena la boca, pero pocas veces el corazón, la libertad.

Cuando tenemos una vida basada en la misma rutina, nuestra mente se vuelve una máquina repetitiva, donde todos los días se hace lo mismo, entonces todos los días se piensa lo mismo.

De niños somos ávidos exploradores natos, pero la vida automatizada que nos obliga occidente hace que vayamos perdiendo esa facultad y cerremos nuestra mente a lo único que tenemos delante, el mundo entero.

Al viajar abrimos nuestra mente, conocemos gente muy diferente a nosotros mismos, culturas muy diversas, costumbres que nos eran ajenas... Aprendemos a respetar y a entender, aprendemos a no juzgar, a no tener prejuicios, a ser visitantes y meros espectadores, sin pretender cambiar nada, porque todo está justo en su lugar y todo es como deber ser.

Temas

  • NACIONAL

Lea También