Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las gasolineras 'low-cost' duplican la bajada de precio del diésel

El 80% de las gasolineras que solicitaron autorización de apertura el año pasado eran independientes, esto ha permitido ahondar en la caída de los precios de los carburantes

Agencias

Whatsapp
Imagen de la gasolinera ´low cost´ que hay en Montblanc.  Foto: dt

Imagen de la gasolinera ´low cost´ que hay en Montblanc. Foto: dt

La invasión de estaciones de servicio ajenas a los grandes operadores petrolíferos ha permitido ahondar en la caída del precio del diésel y, al mismo tiempo, amortiguar los ascensos que ha experimentado la gasolina de 95 octanos en el último año. Cada vez hay más surtidores de empresas autónomas, cuyas ofertas se distancian de las marcas con mayor presencia en todos los territorios. Solamente durante el año pasado, el Ministerio de Industria autorizó la apertura de 358 gasolineras, de las que aproximadamente un 80% -unas 285- eran independientes.

Desde que se aprobara la modificación de la Ley de Hidrocarburos, con la que se puso coto a las aperturas de los operadores dominantes -un mismo grupo no puede tener más de un 30% de la cuota de mercado en cada provincia-, se han incorporado 915 gasolineras a la red. Casi 300 se unieron en 2014 y otras 260 en el año 2013. Y siempre con el mismo denominador común: aproximadamente ocho de cada diez de esas estaciones de servicio no pertenecía a las marcas históricas.

Competencia feroz

El auge de este tipo de surtidores, que se encuentran tanto en los centros comerciales como en otro tipo de emplazamientos ejerciendo una competencia feroz a las instalaciones más longevas, ha permitido que los consumidores puedan beneficiarse de unas caídas de los precios mayores que si esas gasolineras no existieran. Las bajadas del precio del diésel registradas en las ‘low-cost’ en el último año han llegado a duplicar la media de lo que lo ha hecho el conjunto del sector.

Entre enero y noviembre del año pasado, el coste del litro de gasóleo se redujo, de media, un 1,02% en las 10.792 estaciones de servicio de la Península, las islas, Ceuta y Melilla, según el último informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Lo hizo desde los 1,08 hasta los 1,06 euros. Sin embargo, la reducción de precios experimentada en las grandes compañías en ese mismo periodo fue del 0,09%, en BP, del 0,18% en Repsol y del 0,64% en las estaciones de Cepsa, en los tres casos muy por debajo de la media.

Más barato en hipermercados

Los surtidores en los que más se reflejó esta reducción del coste del gasóleo -el carburante más vendido en toda España- fue en los de los hipermercados, con una caída del 2,43%, más del doble que la media del mercado. También se duplicó esa referencia tanto en los surtidores de los operadores catalogados como ‘independientes’ (-2,37%) y entre grandes marcas ajenas a las tres compañías de referencia (las de Disa o Saras), con una reducción del 2,05%.

En noviembre, había grandes superficies donde se ofrecía el litro de diésel a apenas un euro, mientras que en los surtidores de Repsol aún se encontraban en los 1,091 euros, según la CNMC. Es decir, con una diferencia entre el precio máximo y el mínimo del 8,7%, mayor si se compara con la del 6,8% del mes de enero, cuando los costes se situaron en los 1,027 y los 1,097 euros por litro, respectivamente.

En el caso de la gasolina de 95 octanos, su precio ha registrado una evolución diferente a la del gasóil durante 2015, debido a que la demanda del diésel se vio reducida tanto por las buenas temperaturas que se registraron durante buena parte del año como por la producción de este combustible, que consiguió abaratar los precios. Sin embargo, hasta noviembre, el precio medio del litro de gasolina se incrementó un 3,3%. Aunque lo hizo en mucha más proporción en las estaciones de servicio de las grandes operadoras, frente a las de otras marcas, las independientes o de centros comerciales. En estos tres últimos casos, las subidas de precio fueron del 1,8%, 1,9% y 2,1%, lo que supuso hasta un tercio menos que la media de los surtidores. Sin embargo, Repsol subió el precio de su gasolina 95 un 4,1%, y Cepsa y BP, un 3,8%, esto es, ocho y cinco décimas, respectivamente, si se compara con la subida media de este carburante. La estrategia de reducir al mínimo los precios para ganar cuota de mercado ha supuesto un impacto en sus resultados por la caída del crudo. Carrefour ganó el año pasado un 1,2% más.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También