Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Lombardía y Véneto reclamarán a Roma más competencias y recursos

El ‘sí’ a una mayor autonomía en ambas regiones se impone por más del 95% de los votos

EFE

Whatsapp
El presidente de Lombardía, Roberto Maroni, reclamará más poder a Roma en seguridad, sanidad, educación e inmigración. FOTO: EFE

El presidente de Lombardía, Roberto Maroni, reclamará más poder a Roma en seguridad, sanidad, educación e inmigración. FOTO: EFE

Un día después de celebrar sendos referéndum para pedir más autonomía, las regiones italianas de Lombardía y Véneto dieron ayer por iniciada «la partida» con el Gobierno central, al que reclamarán competencias, pero sobre todo recursos.

Estas regiones, de las más ricas del país, celebraron el domingo dos referendos consultivos y no vinculantes para conseguir consenso popular y pedir a Roma la apertura de una negociación para obtener una mayor autonomía, una solicitud amparada por la Constitución.

Por eso la participación era crucial: en Lombardía, sin un quórum prefijado, votó el 38,26 % del censo, un 95,29 % a favor, y en Véneto, donde se requería superar la mitad más uno de los votos, se alcanzó una afluencia del 57,2 %, con un 98,1 % de síes.

El presidente de Lombardía, Roberto Maroni, reclamará más poder en ámbitos, entre otros, como la seguridad, la sanidad, la educación o la inmigración, que engloban la lista de una veintena de campos sobre los que la Carta Magna permite debatir.

Pero sobre todo se hablará de finanzas públicas, ya que su deseo es reducir el déficit fiscal y retener al menos la mitad de los impuestos que pagan al Estado, unos 27.000 millones de euros, por lo que, dijo, a la mesa se sentará también el Ministerio de Economía.

Maroni tratará de «coordinar el sistema tributario» con el que, basándose en el principio de solidaridad entre zonas, las más ricas invierten en las más pobres y afirmó que su deseo «no es contra el sur», sino sobre la necesidad de reformar el sistema regional.

Por otro lado, el gobernador del Véneto, Luca Zaia, se presentó eufórico ante los medios, al haber logrado superar el umbral de participación, y expresó su deseo de sentarse a hablar con el Gobierno antes de que termine este año.

No hay tiempo que perder, sobre todo porque Italia celebrará elecciones generales probablemente en febrero, por lo que avanzó que «en las próximas horas» espera enviar el proyecto a las partes interesadas, mientras que el miércoles explicará sus planes al Consejo regional.

Reducir el déficit fiscal

Como su colega lombardo, reclamará una veintena de competencias y reiteró su deseo de quedarse con el 90 % de los impuestos que se pagan para reducir el déficit fiscal, de casi 18.000 millones de euros, según informes difundidos por los medios.

Por parte del Gobierno intervino el ministro italiano de Agricultura, Maurizio Martina, quien aseguró que el Ejecutivo está preparado para la negociación, pero fijó como línea roja los impuestos. «No lo digo yo, sino la Constitución, que indica claramente los ámbitos en los que puede haber una distribución de competencias diversa», señaló.

Lombardía y Véneto abren ahora esta nueva fase para obtener nuevas competencias y, aunque al menos al principio lo harán juntas, «uniendo la fuerza» de más de cinco millones de electores, después cada una propondrá sus aspiraciones, tal y como precisó el gobernador véneto. 

Temas

Comentarios

Lea También