Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los féretros del matrimonio catalán asesinado en Túnez llegan a Barcelona

Whatsapp

Los cadáveres del matrimonio catalán muerto en el atentado de Túnez fueron repatriados ayer en un avión de la Fuerza Aérea Española en el que también viajaban sus dos hijos y la pareja de valencianos que sobrevivió al ataque tras ocultarse 24 horas en un almacén del Museo del Bardo.

Hacia las 19.20 horas aterrizó en Barcelona el avión militar que transportaba desde Túnez los restos mortales de Antoni Cirera Pérez y Dolors Sánchez Rami, el matrimonio de jubilados catalanes asesinados en el atentado, cuando disfrutaban de un crucero por el Mediterráneo para celebrar sus bodas de oro. Los dos hijos de la pareja, que el jueves viajaron al país africano para reconocer los cadáveres y realizar los trámites de repatriación, acompañaban a los féretros.

Se da la circunstancia de que uno de los dos hijos del matrimonio asesinado, Agustí Cirera Sánchez, reside en Tortosa y trabaja en el Ayuntamiento de Alcanar.

A pie de pista del aeropuerto de El Prat de Llobregat, los féretros fueron recibidos por los ministros de Interior, Jorge Fernández Díaz, y de Exteriores, José Manuel García-Margallo, el conseller de Interior de la Generalitat, Ramon Espadaler, y la delegada del Gobierno en Catalunya, Llanos de Luna.

Tras la bajada de los féretros, los ministros de Justicia e Interior dirigieron unas palabras de pésame a los familiares del matrimonio fallecido, entre ellos sus hijos, que realizaron el viaje en el mismo avión militar que trasladó los restos mortales de sus padres. Sus familiares directos también les esperaban a pie de pista.

Posteriormente, los ministros subieron al avión militar para intercambiar unas palabras con la pareja de Sueca (Valencia) a la que inicialmente se dio por desaparecida en el atentado, pero finalmente fue encontrada sana y salva tras permanecer oculta en el almacén del Museo Bardo durante 24 horas. El avión prosiguió viaje hacia Valencia para trasladar a Cristina Rubio y Juan Carlos Sánchez.

Temas

  • TEMA DEL DÍA

Comentarios

Lea También